La respiración mejora la salud del cuerpo y la mente

Los neurocientíficos continúan descubriendo los vínculos entre la respiración y sus efectos en el cerebro, el bienestar y la salud. Al reducir varios factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, la diabetes de tipo 2, la obesidad, el estrés, etc., un equipo de investigadores acaba de explicar cómo algo tan simple como la respiración puede tener tantos efectos beneficiosos.

La respiración es una función fisiológica básica que tiene lugar de forma completamente autónoma; su función es esencialmente proporcionar al cuerpo el oxígeno esencial para la función celular.

Además de esta función esencial para la vida, se sabe desde hace siglos que la respiración también puede influir enormemente en nuestro estado mental. Por ejemplo, se sabe bien que la respiración lenta y profunda ayuda a calmarse en casos de excitación o emoción excesiva; incluso en casos extremos como los ataques de pánico.

La respiración lenta y controlada también se utiliza en yoga u otras formas de meditación para lograr la calma mental y los estados contemplativos. Estos ejercicios de respiración lenta aumentan la actividad del sistema nervioso parasimpático; y simultáneamente disminuyen la actividad del sistema nervioso simpático. Esto da como resultado un ritmo cardíaco más lento, una presión sanguínea más baja y el regreso a un estado más tranquilo.

Las neuronas de la respiración y la calma interior

Los mecanismos responsables del vínculo entre la respiración profunda y la relajación acaban de ser identificados por neurocientíficos de la Universidad de Stanford en California. Ellos habían identificado en 1991 un grupo de unas 3000 neuronas enterradas en lo profundo del tronco cerebral; cuyo papel es controlar la frecuencia de la respiración, así como los diferentes tipos de respiración (suspiros, risas, bostezos).

Utilizando varias herramientas genéticas avanzadas, estos científicos determinaron que este marcapasos respiratorio contenía un subgrupo de 175 neuronas; cuyo papel es asegurar la conexión entre la respiración y la relajación. Estas neuronas especializadas actúan como relés entre la respiración y las partes del cerebro implicadas en la atención y la excitación.

Por ejemplo, si una persona se enfrenta a un peligro, la activación de estas áreas cerebrales será detectada por este grupo de neuronas y la respiración se acelerará en consecuencia para apoyar la respuesta fisiológica a la agresión (huida o lucha). La belleza de este mecanismo es que también funciona al revés, es decir, es posible influir en el nivel de excitación del cerebro simplemente alterando la respiración.

Al inspirar lenta y profundamente, las 175 neuronas del relé indicarán al cerebro que la situación está bajo control y que, por consiguiente, puede reducir su vigilancia. En una persona muy excitada o en estado de pánico, una respiración lenta y profunda contrarrestará, por lo tanto, este estado de excitación y establecerá gradualmente una sensación de calma.

Yoga, meditación, tai chi, artes marciales: todas las formas son buenas.

La sensación de calma y relajación que proporcionan varios ejercicios de respiración lenta como las artes marciales, el yoga, el tai chi o el Qi gong no es psicológica, sino fisiológica.

Esto no es sorprendente, ya que cada vez es más evidente que este tipo de ejercicios tienen un impacto directo en el cuerpo que va mucho más allá de sus efectos en el bienestar mental.

Por ejemplo, varios estudios recientes indican que la práctica regular del yoga y el tai chi se asocia con una reducción de varios factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, entre ellos la diabetes de tipo 2, la obesidad, el perfil lipídico y el estrés, de manera equivalente a los beneficios observados después del ejercicio aeróbico. Respirar lenta y profundamente tiene muchos beneficios tanto para el cuerpo como para la mente.

También te puede interesar leer: La Meditación de Conciencia Plena y sus beneficios para la salud

 

Fuente:

(1) Yackle K et coll. Breathing control center neurons that promote arousal in mice. Science 2017; 355: 1411-1415.