Sudoración excesiva: Cuando debemos preocuparnos

La sudoración es buena e indispensable para el cuerpo, siempre y cuando ocurra en lugares y “situaciones” consideradas normales, como en el gimnasio, pero se vuelve molesta y vergonzosa, cuando la sudoración se vuelve excesiva en lugares donde no es normal. Esta situación puede ser una señal que nuestro cuerpo está dándonos, a lo cual no debemos subestimar.

Las razones de la sudoración excesiva y por qué deberíamos preocuparnos

  • Embarazo o menopausia. En estos dos casos el sistema endocrino sufre cambios, y sudar demás es normal, debido a la percepción de más calor que nuestro cuerpo trata de compensar.
  • Estrés, miedo y ansiedad. La sudoración axilar es un síntoma de estrés, miedo o ansiedad; este tipo de sudor es más rico en grasas y proteínas que, mezcladas con bacterias de la piel, producen olores desagradables.
  • Golpe de calor. Sudar y marearse en un día caluroso significa ser víctima de una enfermedad anhidra después de un golpe de calor; trate de llegar a un lugar con aire acondicionado o fresco y beba mucha agua en pequeñas cantidades.
  • Pérdida de azúcar. Si usted baja de 70 mg/dl de azúcar en la sangre, comienza a sudar detrás de su cuello y en su cuero cabelludo. Y tiene los latidos cardíacos acelerados, temblores, náuseas, mareos y visión borrosa; son síntomas de una disminución glucémica, si no sufre de diabetes, simplemente beba y coma carbohidratos y el episodio desaparecerá.
  • Pocos líquidos antes de la actividad física. Si el sudor gotea en sus ojos y usted siente que las gotas son aceitosas y blanquecinas, significa que no está bien hidratado, un suplemento de sal mineral o una tableta de electrolito restaurará las sales perdidas.
  • Hiperhidrosis. Si usted está quieto y fresco y suda lo mismo, podría ser un trastorno genético que consiste en una Hiper-estimulación de los nervios conectados a las glándulas sudoríparas. Existen tratamientos de Botox y antitranspirantes para limitar el problema.