Consumir avena y la hipertensión

Gran parte de la población mundial padece de hipertensión o presión arterial alta, Solo en Italia, por ejemplo, esta enfermedad representa el factor más importante para problemas cardiovasculares o de cerebro. Esta enfermedad ha desencadenado problemas cardiacos en este país europeo, levantando las alarmas entre médicos y especialistas.

Se estima que más del 30% de la población adulta italiana está sufriendo esta enfermedad, aumentando este porcentaje en la población más adula (ancianos) de la población. El punto aquí es que gran parte de estos hipertensos, no saben que lo son, y carecen de conocimientos por que las políticas públicas no son eficientes a la hora de prevención, problema que sucede en países en vía de desarrollo también. El factor que desencadena esta enfermedad es la mala alimentación y los malos hábitos.

Estudios recientes británicos sugieren que consumir la harina de la avena, o la avena en hojuelas, ayudaría a mantener bajo control la presión arterial. «La fibra puede ser beneficioso para la presión de la sangre – se lee en el sitio web del estudio- pero es en particular, la fibra -soluble (contenida en la avena) que ha sido asociado con la reducción de la presión de la sangre «. Otro estudio de 12 semanas, que participan 110 personas con presión arterial alta no tratada, encontró que la ingesta de 8 g de fibra soluble de la avena en un día redujo la presión sistólica y diastólica, en comparación con otro grupo de personas que no se sometió a la investigación.

Sin embargo, estudios alrededor del mundo confirman las bondades de la avena soluble, para el control de la presión arterial. El consumo de avena trae beneficios no solo para el control de la presión sino, para el sistema digestivo, para el corazón e inclusive para el cerebro. Los médicos e investigadores recomiendan la ingesta de 8 gramos de avenas al día para las personas que sufren de hipertensión.

¡Consumir avena nos puede ayudar a tener una mejor presión arterial!