Cuanto más saludable sea la nutrición de los niños, más se verá afectada su capacidad para aprender a leer y comprender un texto. Una dieta equilibrada a los 6 años se asocia con una mejor capacidad de lectura a los 8 años. Así lo demostró un estudio, cuyos resultados se publicaron en el European Journal of Clinical Nutrition.

Investigadores finlandeses de la Universidad de Finlandia Oriental monitorearon el desarrollo de la lectura de 161 niños de edad: De 6 a 8 años. Al mismo tiempo, están mirando su dieta.

Con el fin de medir la calidad de su dieta, monitorearon dos índices basados en:

  • la riqueza en vegetales, frutas, bayas, pescado, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa y aceite vegetal para obtener altas puntuaciones,
  • la menor presencia de carnes rojas y delicatessen, productos dulces y/o con alto contenido de grasas saturadas, para obtener bajas puntuaciones.

Las habilidades de lectura se evaluaron con base en pruebas de lectura estándar.

Un vínculo entre comer y leer

Los resultados muestran que la nutrición de calidad se asocia con una mayor fluidez en la lectura (+4 puntos en promedio, o 10 a 20% de las puntuaciones totales) y mejores puntuaciones de comprensión de lectura (1,3 a 1,9 puntos, o 14 a 38% de las puntuaciones totales) a medida que los niños crecen, en comparación con una nutrición de mala calidad.

La nutrición en los niños es un determinante clave de la capacidad intelectual.

Estos mejores resultados son independientes del nivel de lectura observado en el primer grado y de varios otros factores (situación socioeconómica, actividad física, adiposidad y aptitud física). Este estudio es una nueva demostración de la importancia de la nutrición en la capacidad de aprendizaje y el rendimiento escolar de los niños.

También te puede interesar leer: Trastornos alimentarios en los niños: aprenda a reconocerlos y tratarlos

Fuente:

Eero A. et al.,Diet quality and academic achievement: a prospective study among primary school children. Eur J Nutr.