Un aditivo alimentario causa efectos peligrosos en los ratones

Los aditivos alimentarios

Los alimentos procesados que generalmente comemos contienen más de un aditivo alimentario, los cuales son especiales para su conservación o su sabor. Hay muchísimos tipos de aditivos, según la función o el tipo de alimento al que van a ser añadidos y que son muy comunes en lo que compramos en el supermercado.

La Universidad de Massachusetts realizó un estudio sobre estos aditivos alimentarios, el cual fue publicado en la revista Small. En este estudio, los investigadores encontraron que una de estas sustancias, bastante usada en la industria alimentaria, es perjudicial para los ratones.

El aditivo en cuestión es el dióxido de titanio (TiO2), el cual es de origen mineral y se suele denominar E171 cuando se utiliza en la industria alimentaria; está compuesto de numerosas partículas TiO2 de diferentes tamaños. Su función es que los alimentos sean más blancos y opacos, por eso lo usan generalmente en dulces, caramelos, chicles y bebidas.

El estudio

Según lo descubierto por los investigadores, la sustancia causó un grave daño en la microbiota intestinal de los ratones que la consumieron. Para llegar a esta conclusión, se tuvieron dos grupos de ratones a los cuales administraron diferentes tipos de dietas.

El primer grupo de ratones recibió alimentos ricos en grasa, lo que por lo general comen las personas con alto grado de obesidad. Mientras que al segundo grupo, se alimentó con una dieta baja en grasas, más saludable. Sin embargo, ambos grupos recibieron E171.

Los ratos del primer grupo se volvieron obesos, en cambio los del segundo mantuvieron su peso. Pero en ambos grupos se observó que el aditivo alimentario E171, generó desequilibrio en la microbiota intestinal de los ratones; como la reducción de los niveles de ácidos grasos de cadena corta, esenciales para el colon, y el aumento de las células inmunes proinflamatorias.

Lee también Los aditivos alimentarios: código, función y riesgos para la salud