Glándula de la tiroides: cómo funciona y cómo regularla naturalmente

Aunque muchas personas no son conscientes del papel central de la glándula de la tiroides en el cuerpo, sus trastornos afectan cada vez a más personas. Un estilo de vida estresante, deficiencias nutricionales, exposición excesiva a las ondas electromagnéticas… y la tiroides ya no puede funcionar óptimamente. Esta delicada regulación puede ir acompañada de métodos naturales.

¿Para qué sirve la glándula de la tiroides?

La glándula tiroides está situada contra la tráquea, justo debajo de la laringe. Las hormonas tiroideas actúan sobre todos los órganos; la tiroides gestiona la temperatura corporal, el metabolismo del agua y la glucosa, el tono muscular, el sueño, etc. La tiroides está implicada desde el momento en que el feto se desarrolla: es la glándula tiroidea la que inicia el primer latido del corazón. Entonces controlará durante toda la vida el crecimiento, desarrollo y actividad normal del sistema nervioso autónomo.

Está muy ricamente vascularizado e inervado por las dos ramas del sistema nervioso neurovegetativo, en la encrucijada de todas las adaptaciones orgánicas: calor, frío, estrés, esfuerzo físico… cada vez que la tiroides interviene para mantener un funcionamiento óptimo. Aumenta la combustión de la glucosa y el oxígeno para que el organismo pueda superar la carga de trabajo adicional, manteniendo intactas sus capacidades y funciones. La tiroides es estimulada por una hormona producida por la glándula pituitaria, TSH (hormona estimulante de la tiroides).

Gracias a su acción, la tiroides producirá sus principales hormonas:
  • T3, la forma activa (alrededor del 10% de la producción)
  • T4, la forma inactiva (alrededor del 90%). El yodo es necesario para la fabricación de estas dos hormonas tiroideas, pero también de muchos oligoelementos y vitaminas: hierro, zinc, magnesio, calcio, vitaminas A, B… así como del aminoácido precursor, la tirosina.

La hormona T4, inactiva, se almacena y luego se transforma en el hígado en T3, la forma activa: al menos el 80% de la T3 proviene de la transformación por el hígado. Esto permite liberar las hormonas en el torrente sanguíneo como y cuando sea necesario. Por ejemplo, la droga Levothyrox en realidad sólo proporciona T4; es el hígado el que entonces continuará el trabajo de transformación.

Este sistema se autorregula perfectamente: cuando los niveles de T3 y T4 son suficientes o altos, la tiroides es informada y suspende su producción; cuando el nivel baja, la tiroides es alertada y libera hormonas. Es el motor del cuerpo pero un motor con regulador de velocidad integrado! En caso de fuerte demanda orgánica (estrés, ejercicio físico), las hormonas tiroideas se segregan rápidamente. Cuando la situación vuelve a la normalidad, ella levanta el pie. Cuando hay un riesgo de sobre-revolución del cuerpo y/o el agotamiento se vuelve peligroso, se frena.

Comprender sus pruebas:

Cuando la tiroides no produce suficientes hormonas, la glándula pituitaria estimula la tiroides a través de la acción de la TSH. La TSH detecta la falta de hormonas y estimula la tiroides para que produzca más. Si la tiroides se ralentiza un poco, la estimulación aumenta naturalmente para mantener la producción; cuando la TSH está por encima de la norma, se llama hipotiroidismo. Si este aumento es bajo y no afecta a los niveles de T4 y T3, que siguen siendo normales, hablamos de hipotiroidismo frustrado. Si los niveles de hormonas T4 y T3 también son bajos, la función tiroidea está disminuyendo seriamente.

Produce menos hormonas de las que necesita y el cuerpo está inactivo.

Los síntomas del hipotiroidismo se caracterizan lógicamente por una desaceleración general del metabolismo: fatiga, dificultad de concentración, entumecimiento psicológico, escalofríos, estreñimiento, aumento de peso, retención de agua, disminución de la frecuencia cardíaca, pérdida de cabello, dolores articulares y musculares, etc. Se aconsejará una prescripción de hormonas tiroideas para apoyar el metabolismo.

Según la Alta Autoridad de Salud, una variación asintomática de la TSH (es decir, un hipotiroidismo frustrado que no causa síntomas) debe ir seguida de un segundo análisis de sangre (TSH y T4) un mes más tarde. Esto se debe a que se trata de una secreción llamada «pulsátil», no una secreción continua, que obviamente permite grandes variaciones a lo largo del tiempo. Y como la tiroides es la principal glándula de adaptación del cuerpo, dos mediciones de TSH con unas pocas horas de diferencia podrían dar resultados radicalmente diferentes…

Especialmente si, entre medias, la persona está sometida a un estrés significativo, a una gran variación de temperatura, a un intenso ejercicio físico… En la mayoría de los casos, las hormonas tiroideas se prescriben en la primera medición, lo que, según las autoridades sanitarias, conduce a numerosos sobrediagnósticos. La ingesta de hormonas sintéticas reducirá la producción natural de hormonas por parte de la tiroides, que se dormirá gradualmente. Así pues, el hipotiroidismo tenderá a pronunciarse poco a poco y el cuerpo se hará dependiente de la medicación. En cualquier caso, será interesante investigar las causas de esta disminución de la producción y apoyar la función tiroidea.

Por el contrario, el hipertiroidismo se caracteriza por una disminución de los niveles de TSH y un aumento de T4 y T3 (esto se conoce como hipertiroidismo primario).

Como la tiroides produce demasiadas hormonas, la TSH disminuye para reducir la estimulación. A veces, la secreción de TSH también es excesiva porque la tiroides es sobre estimulada por la glándula pituitaria. Por una reacción en cascada, todo se acelera, esto es hipertiroidismo secundario. En caso de hipertiroidismo, todos los metabolismos se aceleran: pérdida de peso, aceleración de la frecuencia cardíaca, aumento de la temperatura, sofocos, sudoración excesiva, diarrea, insomnio, temblores, nerviosismo, hipersensibilidad al ruido, a la luz, a las emociones… El bocio, es decir, el aumento del volumen de la tiroides, es a veces visible en la zona del cuello.

Si, de nuevo, el uso de drogas antitiroideas puede ser inevitable, tanto el hipo como el hipertiroidismo pueden beneficiarse del apoyo natural para optimizar los beneficios y eliminar las causas del desequilibrio.

Las causas de los trastornos de la tiroides

En los casos de hipo o hipertiroidismo, a veces se trata simplemente de una falta de oligoelementos (yodo, hierro, zinc, magnesio, calcio), vitamina A o B, aminoácidos… La tiroides se ve entonces privada de estos elementos necesarios para la fabricación y procesamiento de sus hormonas; Por ejemplo, una dieta exclusivamente vegetal, prácticamente sin yodo, una ingesta excesiva de sustancias antitiroideas (soja, nabos, col, etc.) y una dieta generalmente deficiente debilitan gradualmente la tiroides. Los productos lácteos y, según el caso, el gluten, pueden promover el hipotiroidismo autoinmune (tiroiditis de Hashimoto).

También se sospecha que los metales pesados que quelan los preciosos oligoelementos, la exposición excesiva a las ondas electromagnéticas, perturban la función de la tiroides.

Muchas drogas comunes también pueden ser responsables de las alteraciones:

corticoesteroides, betabloqueantes, anticonceptivos, drogas yodadas (incluyendo algunas drogas muy comunes basadas en el paracetamol).

El hipotiroidismo también suele estar vinculado a un estado de disbiosis intestinal; además, la tiroides desempeña un papel en el mantenimiento de la inmunidad intestinal, a través de un mecanismo que aún se desconoce.

En algunos casos, el hipotiroidismo está relacionado con la fatiga de las glándulas suprarrenales: las glándulas suprarrenales pueden controlar la actividad de la tiroides y ralentizarla. Si están agotados por el estrés crónico, tienen el poder de obligar al cuerpo a disminuir la velocidad de la tiroides. En la medicina china, las disfunciones de la tiroides están de hecho relacionadas con las del riñón, el asiento de la energía vital y las emociones. El estrés y el exceso de trabajo son de hecho factores importantes en los desequilibrios de la tiroides, ya que es una glándula extremadamente sensible al estrés y a las emociones.

¿Cuál es el lugar para las soluciones naturales?

En el caso de disfunciones leves de aparición temprana, siempre se pueden utilizar terapias naturales para tratar de evitar que la situación se deteriore y requiera medicación más adelante. No se recomienda la automedicación si ya está en tratamiento; es necesario el apoyo de un terapeuta experimentado, así como el acuerdo y el seguimiento de su médico. Si la tiroides es removida, obviamente no hay alternativa a las hormonas tiroideas sintéticas.

En cualquier caso, antes de pensar en un suplemento natural, debe preguntarse sobre su dieta y estilo de vida: en caso de hipotiroidismo, debe adoptar una dieta más rica en pescado, huevos, mariscos, algas… pero limite la col, los nabos, los rábanos. Por el contrario, en caso de hipertiroidismo se puede preferir este último. La soja debería estar prohibida en todos los casos. En caso de hipertiroidismo, será necesario evitar el exceso de estimulantes como el café, el té, el tabaco, el alcohol. Favorecer una dieta orgánica evita el consumo de demasiados pesticidas y aditivos perjudiciales.

Volver a hacer deporte será una excelente idea en caso de hipotiroidismo, pero ser visto caso por caso en caso de hipertiroidismo …

El tratamiento del hígado, que, como hemos visto, es necesario para la transformación de T4 en T3, es a menudo un paso obligatorio.

Las técnicas de gestión del estrés, las plantas calmantes o los aceites esenciales pueden utilizarse para reducir el impacto del estrés en la tiroides.

Por último, varias terapias naturales pueden ayudar a preservar la armonía de la tiroides; la homeopatía, que regula sutilmente, la litoterapia, (el uso de rocas diluidas y dinamizadas según los principios homeopáticos), que puede ofrecer una acción reguladora y permitir la liberación de oligoelementos bloqueados por los quelantes. Algunas plantas, incluyendo por ejemplo el lióbulo, pueden ralentizar una tiroides que está un poco abrumada.

Hay muchas razones para las disfunciones tiroideas, pero hay muchos puntos en los que se puede actuar; son sobre todo una señal de alarma que hay que descifrar para respetar mejor las necesidades del organismo y asegurar todo el apoyo a nuestra tiroides.

También te puede interesar leer: Proteger su tiroides: cuatro agentes que la dañan seriamente