Bienestar

Efectos del triclosán de productos antibacteriales: hígado destartalado

Muchos productos antibacteriales  que se encuentran de venta libre en el mercado, contienen triclosán. Estos están asociados con un marcado aumento de la proliferación de las células hepáticas, el desarrollo de la fibrosis y el alto estrés oxidativo. Aunque estos productos antibacteriales no son directamente cancerígenos en las dosis actuales, sí promueven el desarrollo del cáncer de hígado.

El triclosán es un compuesto fenólico con propiedades antibacterianas, antimicóticas y antivirales, comercializado en 1972 como agente antibacteriano para lavarse las manos durante la cirugía. Su uso ha aumentado gradualmente hasta incluir productos comunes de higiene, como jabones líquidos, cosméticos, champús, pastas de dientes, desodorantes, enjuagues bucales y otros productos denominados «antibacterianos/antibacteriales» o «antiolores».

Aunque el triclosán se considera seguro en las cantidades presentes en estos productos, la exposición diaria a esta molécula ha aumentado considerablemente en los últimos 20 años.

Debe haber aproximadamente 1600 productos que contengan triclosán. Más del 80% de la población está expuesta a esta molécula, como lo demuestra su presencia en los análisis de orina estándar.

La presencia ubicua de esta molécula en la vida cotidiana y su creciente acumulación en el ambiente, en particular en los ecosistemas acuáticos, plantea varias cuestiones sobre su impacto a largo plazo en la salud.

Fibrosis y cáncer de hígado por triclosán

Un equipo de científicos de California publicó recientemente un estudio sobre el impacto de la exposición prolongada al triclosán en la función hepática. Observaron por primera vez que la administración repetida de la molécula a ratones durante un período de 8 meses (unos 20 años humanos) se asociaba a un marcado aumento de la proliferación de células hepáticas, el desarrollo de fibrosis y un elevado estrés oxidativo.

Estos resultados son preocupantes, ya que sugieren que la presencia de triclosán puede promover la creación de un microambiente inflamatorio. Este ambiente es propicio para la progresión de las células cancerosas.

De hecho, los animales tratados con triclosán se vuelven más propensos a desarrollar cáncer de hígado. Esto en respuesta a una molécula cancerígena (80% de incidencia versus 25% para el carcinógeno solo), siendo estos tumores son mucho más numerosos y más grandes.

Por lo tanto, sin ser un agente carcinógeno como tal, el triclosán podría crear condiciones favorables para el desarrollo de tumores hepáticos microscópicos. Por ejemplo, los inducidos por sustancias del medio ambiente o de nuestra dieta (benzopireno y aminas heterocíclicas).

Siempre es difícil extrapolar a los seres humanos los datos toxicológicos adquiridos en animales, pero estas observaciones sugieren, no obstante, que tal vez sea conveniente volver a evaluar el uso a gran escala de los productos que contienen la sustancia en cuestión.

 

El jabón antibacterial no es mejor que el jabón convencional.

La precaución con los productos antibacteriales está tanto más justificada cuanto que estos productos no son necesariamente superiores a los productos convencionales. Por ejemplo, los estudios realizados hasta la fecha indican que lavarse las manos con jabón «antibacteriano» no elimina más bacterias que el jabón normal. ¡No es el jabón lo que cuenta, sino la forma de frotar! Para una higiene perfecta, las manos deben estar enjabonadas durante al menos 20 segundos, asegurándose de lavar todas las áreas en contacto con las superficies de nuestro entorno, incluso entre los dedos y bajo las uñas.

Elija soluciones hidroalcohólicas en su lugar

Cuando no se dispone de agua, es preferible una solución hidroalcohólica con al menos un 60% de alcohol, en forma líquida, gel o espuma. Estas soluciones son muy prácticas cuando estás en movimiento, pero recuerda que no son efectivas si tus manos están muy sucias (comida, suciedad). ¡Nada mejor que frotarlos con un buen jabón viejo!

 

Fuentes: Traducido de Presse Santé

Yueh MF et coll. The commonly used antimicrobial additive triclosan is a liver tumor promoter. Proc Natl Acad Sci U S A,  111:17200-5.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.