Guía de plantas medicinalesMedicina naturalSalud

Margarita o flor de pascua: cómo utilizarla en la fitoterapia

La margarita es una planta anual perenne con flores blancas liguladas. Pertenece a la familia botánica Asteraceae y su nombre científico es Bellis perennis. Es una planta comestible, ornamental y oficinal. Desde el Renacimiento, varios trabajos médicos mencionan sus virtudes curativas. Además de estas propiedades, también contiene un buen número de ingredientes activos. Sus principales componentes son principios amargos, saponósidos, ácidos orgánicos y mucílagos.

Indicaciones en la medicina natural

La margarita se utiliza principalmente para mantener la salud de la piel. Se utiliza para tratar varias afecciones dermatológicas. Estas incluyen heridas, moretones, eczema, acné, verrugas, quemaduras y muchas otras. También limita los efectos del envejecimiento de la piel. Previene la aparición de arrugas y líneas finas y reafirma la piel. También restaura el tono y la elasticidad de la piel. Además, es un verdadero aliado para las nuevas madres.

Esta planta también mejora las funciones del sistema respiratorio, el sistema digestivo y los riñones. Entre otras cosas, mejora la digestión y el tránsito intestinal, lo que evita el estreñimiento y la hinchazón. También trata los trastornos pulmonares como la gripe, la tos, el asma y la bronquitis. Además, estimula las funciones diuréticas del cuerpo y facilita la eliminación natural de los productos de desecho. Esta propiedad previene la formación de edemas, cálculos renales y alivia el dolor reumático.

Por último, la margarita contribuye a la protección del sistema cardiovascular y a la regulación del ciclo menstrual.

Formas galénicas disponibles

Para usos terapéuticos, las virtudes de las hojas y las flores se explotan principalmente. En fitoterapia u homeopatía, la margarita viene en forma de té de hierbas, tintura madre, gel y aceite vegetal.

Recomendaciones de uso y dosificación

En la cocina, las hojas y flores se comen crudas, mezcladas con otras plantas y condimentadas con una salsa ligera. En la medicina natural, la dosis habitual varía según la forma de preparación utilizada.

  • Té de hierbas:
    Poner en infusión 1 cucharada de la planta en 250 ml de agua hirviendo durante 10 minutos. Consume de 2 a 3 tazas por día.
  • Decocción para la aplicación en la piel:
    Hervir durante 3 minutos 40 g de planta y 1 litro de agua. Poner en infusión durante 10 minutos y dejar enfriar. Luego aplicar como una compresa en las áreas a ser tratadas.
  • Tintura madre:
    En 3 veces al día, diluya 25 gotas de tintura en un vaso de agua.
  • Aceite vegetal :
    El aceite vegetal de margarita es adecuado para todos los tipos de piel (seca o dañada o madura). Se utiliza en su forma pura o mezclada con aceite esencial. Para obtener el efecto deseado, se recomienda una aplicación diaria: masajear suavemente las partes de la piel a tratar.

Notas de precaución

Hasta la fecha, la margarita no tiene contraindicaciones o efectos secundarios conocidos. Sin embargo, siempre se recomienda una consulta médica antes de cada tratamiento para evitar cualquier sorpresa desagradable.

También te puede interesar leer: Las Flores de Bach : Una falsa “terapia natural”

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.