Estilo de vida

La Fórmula para adelgazar a partir de los genes, sin dejar de comer

publicidad

Para algunas personas es más difícil adelgazar que para otras. Esto, según un nuevo estudio, puede deberse a los genes. Y a través de ese gen en el ADN, está la fórmula para adelgazar.

Se trata del gen Alk, el cual es relacionado también con los tumores. Este gen juega un papel importante en la regulación del metabolismo y se tiene en cuenta en muchos tratamientos contra el cáncer. Ahora podría serlo en la implementación de nuevas terapias para adelgazar.

Según una investigación de la Universidad de British Columbia, el gen Alk representaría una nueva fórmula para adelgazar; una luz para los tratamientos y la lucha contra la obesidad en el mundo.

La Fórmula para adelgazar está en el metabolismo

El coordinador de este estudio, es Josef Penninger. Él asegura que la clave de todo está en un metabolismo saludable: «Todos conocemos a esas personas que pueden comer cualquier cosa mientras se mantienen metabólicamente saludables»

Asimismo explica que las personas que algunas personas, aunque no lleven un régimen de alimentación y ejercicio, no aumentan de peso; es alrededor del 1% de la población y es gracias a su metabolismo «glorioso».

Para comprobar esta hipótesis, los investigadores analizaron información clínica y genética de más de 47.000 personas de entre 20 y 44 años. A la cual accedieron desde los archivos del Biobanco de Estonia.

Según la información obtenida, hicieron una comparación entre personas de peso normal y delgado. Surgiendo entonces algunas variantes del gen Alk, presentes sólo en los sujetos más delgados.

Para hacer las pruebas de campo de esta información analizada, los investigadores usaron ratones de laboratorio y moscas. Para esto, trataron de desactivar el alcanfor en las moscas de la fruta y en los ratones; lo que arrojó que los animales eran capaces de mantenerse delgados incluso si se les sometía a una dieta alta en calorías. Incluso, cuando a los ratones privados del gen Alk, se les sometió a la misma dieta y actividad física que los ratones de peso normal, seguían siendo más ligeros y menos gordos.

Lo que dedujeron los investigadores, a partir de los resultados del estudio es que, dado que el gen Alk se expresa en grandes cantidades en el cerebro, puede regular el metabolismo del tejido graso desde allí.

También te puede interesar leer: Adelgazar sin dejar el azúcar: aprende en qué momento consumir

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.