Nutrición

6 «sustancias tóxicas» presentes en los alimentos que pueden evitarse fácilmente

Probablemente haya oído muchas afirmaciones de que ciertos alimentos o ingredientes alimentarios comunes son tóxicos. Afortunadamente, la mayoría de estas afirmaciones no están respaldadas por la ciencia. Sin embargo, algunos ingredientes pueden ser perjudiciales, especialmente cuando se consumen en grandes cantidades.

- Publicidad -

He aquí seis alimentos, ingredientes o compuestos de los que hay que preocuparse.

  1. Mercurio en el pescado

El pescado es una proteína animal muy saludable, pero algunas variedades de peces de aguas profundas pueden contener altos niveles de mercurio, una toxina conocida. Esto se debe a que el contaminante asciende por la cadena alimentaria en el mar. Las plantas que crecen en aguas contaminadas con mercurio son consumidas por peces pequeños, que a su vez son comidos por peces más grandes. Con el tiempo, el mercurio se acumula en el cuerpo de estos peces más grandes, que acaban siendo consumidos por los humanos.

El mercurio es una neurotoxina, lo que significa que puede dañar el cerebro y los nervios. Las investigaciones sugieren que los niños pequeños y las mujeres embarazadas y lactantes corren un riesgo especial, ya que el mercurio puede afectar al cerebro y al sistema nervioso en desarrollo del feto y del bebé. Un análisis de 2014 descubrió que, en varios países, los niveles de mercurio en el pelo y la sangre de mujeres y niños eran significativamente más altos que los recomendados por la Organización Mundial de la Salud, especialmente en las comunidades costeras y cerca de las minas. Algunos pescados, como la caballa real y el pez espada, tienen un alto contenido de mercurio y deben evitarse. Sin embargo, el consumo de otros tipos de pescado es siempre aconsejable, ya que tienen muchos beneficios para la salud. Para limitar su exposición al mercurio, elija pescados con bajo contenido de mercurio, como el salmón y el arenque

  1. Bisfenol A y compuestos similares

El bisfenol A (BPA) es una sustancia química que se encontraba en los envases de plástico de muchos alimentos y bebidas comunes y en el revestimiento de las latas de metal. Sin embargo, los estudios han demostrado que el BPA puede salir de estos envases y entrar en los alimentos o bebidas que contienen. Se cree que el BPA imita al estrógeno al unirse a los receptores hormonales. Esto puede alterar la función hormonal habitual. Además, los estudios realizados en animales gestantes han demostrado que la exposición al BPA provoca problemas reproductivos y aumenta el riesgo de cáncer de mama y próstata en el feto. Algunos estudios observacionales también han descubierto que los niveles elevados de BPA están asociados a la resistencia a la insulina, la diabetes de tipo 2 y la obesidad. Sin embargo, mientras que los estudios en animales han encontrado una asociación entre el BPA y el aumento de peso y la resistencia a la insulina, pocos estudios en humanos han examinado la asociación entre los marcadores de exposición al BPA y la diabetes.

Afortunadamente, la mayoría de los plásticos y latas no contienen BPA. Sin embargo, el BPA ha sido sustituido en muchos productos por compuestos muy similares, como el bisfenol S, que pueden tener efectos similares. De hecho, un estudio señala que el BPS puede ser más tóxico para el sistema reproductivo que el BPA. Para reducir su exposición a estos compuestos potencialmente dañinos, evite la vajilla de plástico, incluida el agua embotellada, siempre que sea posible. Utilice vasos de vidrio y acero inoxidable en lugar de plástico, y busque alimentos envasados en vidrio en lugar de latas de aluminio.

  1. Azúcares añadidos

Los azúcares añadidos suelen denominarse «calorías vacías». Sin embargo, los efectos nocivos del azúcar van mucho más allá. El exceso de azúcares ricos en fructosa, como el jarabe de maíz de alta fructosa, se ha relacionado con muchas enfermedades graves, como la obesidad, la diabetes de tipo 2, el síndrome metabólico, el hígado graso y el cáncer. Los alimentos con alto contenido en azúcares añadidos también están muy procesados y pueden tener propiedades adictivas que hacen que a algunas personas les resulte difícil regular su consumo de estos alimentos. Basándose en estudios con animales, algunos investigadores han atribuido este hecho a la capacidad del azúcar para provocar la liberación de dopamina, un neurotransmisor del cerebro que estimula las vías de recompensa. Para reducir su consumo de azúcar añadido, limite las bebidas azucaradas, como los refrescos y los zumos de frutas, y consuma sólo ocasionalmente aperitivos y postres procesados.

  1. Grasas trans artificiales

Las grasas trans artificiales se fabrican bombeando hidrógeno en aceites insaturados como los de soja y maíz para convertirlos en grasas sólidas. Antes estaban presentes en muchos alimentos procesados, como la margarina, los aperitivos y las galletas. Sin embargo, los estudios en animales y de observación han demostrado repetidamente que el consumo de grasas trans provoca inflamación y tiene efectos negativos en la salud del corazón.

  1. La cumarina en la canela

La cumarina es un compuesto tóxico que se encuentra en la canela C. cassia, C. loureiroi y C. burmannii. Estos tipos de canela se encuentran habitualmente en las tiendas de alimentos. En dosis elevadas, la cumarina se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer y daños en el hígado. Sin embargo, es imposible saber la cantidad de cumarina que contiene su canela a menos que la haga analizar.

- Publicidad -

Si quiere evitar la cumarina, busque otro tipo de canela, llamada canela de Ceilán o «canela verdadera», procedente de la planta Cinnamomum verum. Es más difícil de encontrar en las tiendas (puede que tenga que pedirlo por Internet) y más caro, pero contiene mucha menos cumarina.

  1. Hidrocarburos aromáticos policíclicos

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) se consideran contaminantes ambientales. Proceden de la combustión de materia orgánica, pero también se encuentran en los alimentos. Cuando la carne se asa o se ahuma a altas temperaturas, la grasa gotea sobre las superficies de cocción calientes, produciendo HAPs volátiles que pueden filtrarse en la carne.

Aunque la carne roja fue considerada en su día como la principal culpable, se descubrió que las muestras de pollo y pescado a la parrilla contenían niveles similares de HAP.

De hecho, las carnes ahumadas y a la parrilla son una de las principales fuentes de HAP en la dieta. Pero los HAP también se encuentran en muchos tipos de alimentos procesados.

Por desgracia, los investigadores han descubierto que los HAP son tóxicos y están relacionados con un mayor riesgo de cáncer de mama, riñón, colon y próstata. Aunque es mejor utilizar otros métodos de cocción, como la cocción lenta, se pueden reducir los HAP hasta en un 89% al asar a la parrilla, minimizando el humo y eliminando rápidamente los jugos.

El fondo del problema

Muchas afirmaciones sobre los efectos nocivos de las toxinas alimentarias no están respaldadas por la ciencia, pero algunos alimentos y compuestos alimentarios son preocupantes. Para minimizar el riesgo de daños, limite al máximo el consumo de alimentos procesados, aceites vegetales, carnes procesadas y azúcares añadidos. Sin embargo, también es importante recordar que muchos de estos alimentos sólo son perjudiciales si se consumen regularmente o en grandes cantidades. Por lo tanto, no es necesario renunciar a ellos por completo, sino limitarlos a golosinas ocasionales.

Puede interesarle: Alimentos con calorías negativas: ¿la nueva súper estrategia para la pérdida de peso?

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.