Picor de oído: causas y remedios efectivos

Si alguna vez has experimentado picazón en los oídos, sabrás que la picazón en el oído es un trastorno particularmente molesto, a veces incluso doloroso. Descubramos juntos los síntomas, las causas y las soluciones

Cuando hablamos de picor en el oído nos referimos tanto a esa sensación de picor que se siente dentro del oído, como a ese picor que afecta al auricular, por lo tanto a la parte más externa. La picazón en el oído puede sentirse de forma mono o bilateral y puede corresponder a un dolor o simplemente a una molestia.

La comezón en la oreja también puede estar presente en el caso del síndrome del oído rojo (eritromelalgia auricular), un raro síndrome doloroso caracterizado por el enrojecimiento y el calor de la oreja.

En general, el picor en el oído puede ser más o menos intenso, pero como es una zona delicada, incluso un picor mínimo puede ser particularmente molesto.

¿Por qué se manifiesta?

Existen varias causas posibles de la comezón en el oído. Entre las más comunes se encuentran la falta de aireación del canal auditivo, debido al uso prolongado de auriculares o cascos para escuchar música o tapones de ruido (como los que se usan en ambientes de trabajo que necesitan aislar el tímpano de la contaminación acústica o las versiones nocturnas para facilitar el sueño).

¿Escuchas las más bellas canciones de amor en el trabajo? ¡Pruebe a cambiarse los auriculares o a dar un descanso a sus oídos!

Otra causa común es la falta de higiene. De hecho, si el oído no se limpia o no se limpia adecuadamente, el cerumen puede obstruir el canal auditivo, hasta formar una concreción sólida llamada «tapón de cerumen», que puede causar comezón y dolor de oído.

Otras veces la causa es difícil de encontrar y es posible que necesite consultar a un especialista para identificar y resolver uno de estos problemas:

  • otitis;
  • otitis externa u otitis de nadador (una infección que ocurre como resultado de la acumulación de agua en el canal auditivo después de nadar)
  • dermatitis seborreica;
  • varicela;
  • tiña;
  • Dolor de garganta;
  • mordedura de insecto;

 Reacción alérgica (alimentaria o por el uso de cosméticos y detergentes, así como causada por el contacto con determinados metales como los utilizados en la joyería);

  • Eczema;
  • Psoriasis;
  • La sarna;
  • Herpes zoster oticus (una forma de fuego de San Antonio que afecta al oído de forma muy dolorosa);
  • Lesión cancerosa o precancerosa (por ejemplo, queratosis actínica);
  • Infección bacteriana.

Qué no hacer si te pica el oído

La primera buena regla es no rascarse bajo ninguna circunstancia. De hecho, aunque en el primer momento sienta que se está beneficiando de ello, su enfoque sólo empeoraría el problema. Lo mismo ocurre con los bastoncillos de algodón, ¡prohibidos si te pica la oreja! Te lo estás preguntando, pero ¿por qué? Porque corren el riesgo de dañar el contacto auditivo y desestabilizar el equilibrio interno del mismo, favoreciendo la sequedad y la sensibilidad de la piel.

Hombre alertado, medio salvado.

Cómo resolver el picor en el oído

Obviamente los remedios varían según las causas.

Empecemos por lo básico: en general, la limpieza del canal auditivo debe hacerse siempre con productos especiales y sobre todo con agua desmineralizada y, como hemos dicho, siempre debe evitarse la introducción de algodones, llaves o palillos de dientes (¡lees bien, estas «soluciones» están más extendidas de lo que crees!)

En caso de picazón, puede probar algunos remedios naturales y no naturales que pueden ayudarle a encontrar algún alivio, eliminando la tentación de rascarse:

  • Una crema a base de capsaicina, capaz de adormecer las terminaciones nerviosas;
  • Una crema hidratante a base de glicerolato de almidón;
  • Unas gotas de aceite de oliva o de aloe vera, verdadero aliado de su bienestar (de acción calmante y antiinflamatoria), a aplicar con un gotero especial: le ayudarán a restablecer el PH natural de su oído, dando una sensación de relajación;
  • Aceite de árbol, que calma la irritación e hidrata en caso de descamación;
  • Un paquete de dos cucharaditas de bicarbonato de sodio en un poco de agua para aplicar localmente durante unos minutos;
  • Unas cuantas gotas de vinagre de manzana, mantenidas en el oído durante 10 minutos y luego retiradas suavemente, que desinfecta y ayuda a la curación;
  • Albahaca: además de ser uno de los alimentos ricos en calcio (¿lo sabías?) la albahaca, como el tomillo y la ortiga, es un eficaz remedio natural: es necesario.

Aplicar unas gotas de un líquido obtenido de la infusión en agua hirviendo de unas hojas secas de albahaca, luego filtradas.

Se trata de soluciones paliativas, que no resuelven la condición básica, pero que son capaces de dar al menos algún alivio con bastante rapidez.

Por supuesto, si está considerando estos remedios, siempre es bueno contactar primero con un otorrinolaringólogo, quien le ayudará a eliminar el desencadenante a través de una solución natural o farmacológica. El médico puede recomendar algunos medicamentos antimicóticos (en caso de infección por hongos), cortisona o antihistamínicos (en caso de problemas alérgicos).

La solución más eficaz contra el picor de oído

La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, la solución es realmente simple, gratuita y asequible. Este remedio se llama «no hacer nada». De hecho, al no intervenir de ninguna manera el problema casi siempre se resuelve de forma espontánea. Puede tratar de mejorar la aireación de sus oídos usando menos auriculares y tapones para los oídos. Y recuerda tocarte las orejas lo menos posible, incluso en caso de que te pique. El malestar debe disminuir gradualmente hasta que desaparezca.

Conclusiones

Existen diferentes tipos de picor en el oído: puede producirse en uno o ambos lados, puede concentrarse en el exterior o en el interior y puede causar una ligera molestia a un dolor insoportable. Las causas incluyen alergias, lesiones, mala ventilación o higiene, micosis y psoriasis. Siempre es una buena idea intentar primero quitar las tapas y los auriculares durante unos días y no rascarse por ningún motivo. Si el problema no se resuelve espontáneamente, será necesario consultar a un otorrinolaringólogo para investigar las causas y encontrar la terapia natural o farmacológica más efectiva.