La hierba de San Juan o hypericum perforatum (no científico) es un remedio terapéutico natural de todo el mundo. De hecho, se puede encontrar casi en todas partes, excepto en las zonas desérticas y en los países del Ártico. Su nombre en su totalidad significa: mil agujeros, porque si se miran más de cerca sus hojas, se tiene la impresión de que están cubiertas de muchísimas pequeñas perforaciones que parecen glándulas translúcidas.

Subclase dilleniidaie y del género hypericum, pertenece a la familia de las hipericáceas (hypericaceae). Durante más de 2000 años, se ha utilizado frecuentemente como aceite rojo (una maceración de hojas jóvenes en aceite de oliva). Este arbusto de 5 a 10 m de altura tiene hermosas flores con un tinte amarillo y frutos en cápsulas secas. Es rico en aceite esencial, así como en hipericina, resina blanda, germacreno-D y ácidos fenólicos.

Hierba de San Juan para una mejor salud

Las virtudes de esta planta terapéutica se utilizan principalmente por su efecto antidepresivo y su función saludable. De hecho, regula eficazmente el estrés importante, los trastornos del estado de ánimo y todos los problemas relacionados con la depresión (leve o moderada). Esta planta es también un analgésico natural, un poderoso antiinflamatorio, una curación fiable y ligeramente antiinfecciosa. Trata golpes, moretones, infecciones urinarias y renales.

Hierba de San Juan en fitoterapia (forma y uso)

Después del procesamiento de las cabezas de las flores, los productos fitoterapéuticos de la hierba de San Juan se fabrican en forma de :

  • un líquido aceitoso lleno de aromas,
  • de extracto seco, sólido o líquido,
  • de la tintura madre de las hojas,
  • de polvo de plantas,
  • y tés de hierbas.

¿Qué otras razones deberíamos tener para tomarlo?

La hierba de San Juan actúa eficazmente sobre las quemaduras o irritaciones de la piel, y sobre los dolores articulares y musculares. Su aceite tiene una propiedad ultra calmante que trata los trastornos del sueño o las preocupaciones traumáticas e inflamatorias.

Además, puede aliviar las estrías e incluso eliminarlas. Ideal para optimizar la curación de las membranas mucosas y queloides. La hierba de San Juan asegura el confort psico-emocional y el bienestar energético. Probablemente pueda ayudar a dejar de fumar. Esta hierba de San Juan también está disponible en las farmacias.

Riesgos y contraindicaciones conocidos

Para usar la hierba de San Juan con serenidad, debes hacerlo:

  • mantenerlo fuera del alcance de los niños pequeños;
  • reducir gradualmente las dosis durante la cura (en lugar de detenerse repentinamente);
  • evitar el contacto con los ojos;

No se recomienda el uso de esta planta a las personas alérgicas a esta especie de planta, a las mujeres embarazadas o en período de lactancia y a los niños pequeños (menores de 6 años). También está prohibido en los individuos que tienen problemas de fertilidad y que padecen ciertas enfermedades (Alzheimer, trastornos bipolares o esquizofrénicos). También tiene interacciones farmacológicas. Por lo tanto, no debe utilizarse durante una cura de anticonceptivos orales.

También te puede interesar leer: La hierba de San Benito o Geum urbanum y sus beneficios para la salud