El Harpagofito es una planta que crece principalmente en el continente africano. Es una planta frutal rastrera con ganchos curvos y afilados como garras. Esta particularidad le ha valido el apodo de garra del diablo. Su nombre científico es Harpagophytum procumbens y pertenece a la familia de las Pedaliáceas. Durante miles de años, esta planta virtuosa ha sido la base de la medicina tradicional africana.

En la fitoterapia moderna, sus virtudes se utilizan para tratar varias enfermedades inflamatorias. Sus principales agentes activos son harpagoside, polisacáridos, flavonoles y esteroles.

Intereses en la medicina natural

En la medicina tradicional africana, el harpagophytum se utiliza para combatir la falta de apetito, la fiebre y el dolor durante el parto. También trata las lesiones de la piel como las llagas y las quemaduras.

En el mundo de la medicina moderna, se utiliza principalmente para mejorar la vida cotidiana de los ancianos. De hecho, varios estudios científicos demuestran sus efectos beneficiosos en las patologías que afectan a las articulaciones. Es particularmente útil para aliviar dolores reumáticos como la gota, la osteoartritis y los ataques de artritis. También ayuda a tratar enfermedades como la pérdida de masa ósea. La osteoporosis y el dolor de espalda son dos tipos de dolor diferentes.

Además, esta planta medicinal es un activo importante para los atletas. De hecho, además de mejorar la movilidad de las articulaciones, también tiende a hacer los músculos más flexibles. Esto evita las contracciones musculares. Sus otras indicaciones son tendinitis, esguinces, tortícolis y torceduras.

Formas y preparados en la fitoterapia

Para usos terapéuticos, el harpagophytum existe en forma de té de hierbas, extractos secos, polvo, cápsula, tableta, tintura madre, gel, ampolla y aceite de masaje.

Recomendaciones de uso y dosis habituales del Harpagofito

Aplicación interna

Para preparar una decocción, ponga a hervir ½ litro de agua y 1 cucharada de raíz cortada. Cocine a fuego lento durante 5 minutos y luego haga una infusión durante 10 minutos. Bebe la infusión 2 o 3 veces al día.

Para el polvo, mézclalo en una bebida o en un yogur. Tome 1,5 g de polvo al día.
En cuanto a las cápsulas y los comprimidos, la dosis recomendada es de 4 cápsulas por día y 1 comprimido por día.

Para la tintura madre, tomar 3 veces al día de 25 a 30 gotas para ser diluidas en un vaso de agua.

Por último, para las ampollas bebibles, tomar 1 o 2 ampollas durante el día para ser diluidas en agua.

Aplicación externa

El gel y el aceite para masajes a base de harpagophytum se utilizan diariamente para la administración local. Para obtener el efecto deseado, masajea suavemente las zonas a tratar por la mañana y por la noche.

Precauciones de uso

El harpagofito no es adecuado para las mujeres embarazadas y lactantes. Este es también el caso de las personas que sufren de trastornos cardiovasculares, así como de trastornos renales y gástricos. En cuanto a los efectos secundarios, son raros pero no insignificantes. Incluyen náuseas, mareos, dolores de cabeza y diarrea.

También te puede interesar leer: 5 hierbas aromáticas que te ayudarán a bajar de peso