Aditivos alimentarios pueden promover la obesidad y la colitis

Aditivos alimentarios

Las salsas preparadas, el chocolate común, los dulces y los refrescos son alimentos deliciosos con un sabor inigualable y una textura apetitosa. Sin embargo, para poder conservarlos por más tiempo y agregarles ese toque extra que encanta a las papilas gustativas se le añaden aditivos.

Estos aditivos presentes en muchas comidas son sustancias perjudiciales para el organismo cuando se abusa de su consumo. De hecho, se han asociado como un factor de riesgo determinante en el desarrollo de la obesidad y la colitis.

¿Qué son los aditivos alimentarios?

En caso de que no lo sepas bien, estas son sustancias que se agregan a los alimentos con el fin de conservar y optimizar su nivel de inocuidad, frescura, textura, aroma, sabor y aspecto general. Por ejemplo, la sal en el tocino o el azúcar en las mermeladas y gaseosas.

Los aditivos son indispensables para mantener en óptimas condiciones los alimentos. Y así conservarlos durante el traslado desde las fábricas o cocinas industriales hasta que llegan a  los consumidores.

Aditivos alimentarios, obesidad y colitis ¿Cuál es la conexión?

Si bien los aditivos no alteran la composición nutricional de los alimentos, son sustancias que no aportan ningún beneficio concreto al organismo. Por el contrario, se ha comprobado médicamente que modifican la estructura de la microbiota intestinal, dando paso a enfermedades como obesidad, colitis o síndrome metabólico.

Esto ocurre porque cualquier alimento interactúa directamente con la flora intestinal, por ende, algunos compuestos como los aditivos promueven la inflamación en las bacterias intestinales. Así lo señaló un equipo de la Universidad Estatal de Georgia, Estados Unidos, quienes realizaron un estudio para comprobar esta teoría.

La investigación, que se llevó a cabo en roedores, consistió en añadir aditivos comunes en diferentes alimentos. Con el tiempo, se corroboraron que estas sustancias trastornaban la composición de especies de la flora intestinal.

Como consecuencia, tales alteraciones en las bacterias fomentaban la colitis crónica, una inflamación intestinal leve y, además, el síndrome metabólico; caracterizadas por un incremento en el consumo de alimentos, resistencia a la insulina y obesidad.

Como conclusión, los investigadores dedujeron que comer en exceso alimentos con altas concentraciones de aditivos alimentarios superficiales es nocivo para la salud, ya que duplica las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares e inflamación intestinal crónica.

Todo alimento que ingresa a tu organismo genera un impacto en él, algunos son positivos y otros negativos. En este caso, el exceso de aditivos alimentarios solo genera efectos adversos.