Bienestar

8 beneficios de volver a la naturaleza y pasar tiempo al aire libre

Sinceramente, a la madre naturaleza le resulta difícil competir con el mundo interior en ocasiones. Después de todo, no puede ofrecer televisores de pantalla plana, aire acondicionado o Wifi. Pero puede ofrecer algo aún más importante: una mejor salud, a través de un sistema inmunológico más fuerte, un mejor sueño y una reducción del estrés.

Pasar tiempo al aire libre puede mejorar la salud física y mental de muchas maneras. No es necesario pasar horas al aire libre para que se produzcan estos beneficios. Según un estudio de 2019 con datos de 19.806 participantes, pasar al menos 120 minutos a la semana en la naturaleza puede mejorar significativamente la salud y el bienestar. Puedes pasar dos horas de una sola vez o dividirlo en pequeños segmentos diarios, los beneficios siguen estando ahí.

Incluso sin vegetación, pasar tiempo al sol y al aire fresco puede ayudar a sentirse mejor en mente y cuerpo.

A continuación se presentan 8 beneficios para la salud de pasar tiempo al aire libre.

  1. Mejora el sueño

En general, el reloj interno de tu cuerpo sigue al sol, lo que hace que te sientas despierto durante el día y con sueño por la noche. Aunque la iluminación artificial puede imitar la luz natural, la luz solar directa es 200 veces más intensa que las luces de una oficina en una habitación cerrada. Por lo tanto, la luz solar afecta más al ritmo circadiano que la luz eléctrica.

La exposición a la luz solar puede mejorar el sueño:

  • ayudar a sentirse más cansado por la noche
  • reducir el tiempo que se tarda en dormirse
  • mejorar la calidad de su descanso.

¿El beneficio de la luz solar? No cuesta nada. Todo lo que tienes que hacer para obtener una dosis diaria es salir a la calle.

Recuerda que la luz del sol tiene que entrar en tus ojos para influir en tu ritmo circadiano. Si esperas mejorar tu sueño, un picnic en la playa puede ayudarte más que una siesta en una zona boscosa a la sombra.

  1. Respirar mejor

La contaminación atmosférica puede desencadenar alergias, asma y otras enfermedades respiratorias, algo que quizá ya sepas. Pero te sorprenderá saber que las concentraciones de contaminantes del aire en interiores suelen ser de dos a cinco veces superiores a las del exterior. Pero pasar más tiempo en espacios verdes naturales podría ayudar a reducir el riesgo de problemas respiratorios.

Un estudio de 2016 que examina la relación entre la vegetación local y el riesgo de mortalidad realizó un seguimiento de 108.630 mujeres durante 8 años. En comparación con los que tenían menos vegetación en su barrio, los que tenían más vegetación tenían un 34% menos de probabilidades de morir de enfermedades respiratorias.

  1. Más motivación para hacer ejercicio

Hacer ejercicio en espacios verdes puede motivarte más a hacer ejercicio en el futuro, en parte porque el ejercicio al aire libre puede:

  • ofrecer un cambio de ritmo respecto a los gimnasios y hacen que la actividad física sea más interesante y agradable
  • ofrecen un cambio de ritmo respecto a los gimnasios y hacen que la actividad física sea más interesante y agradable
  • facilitar la socialización, ya que muchos gimnasios tienen normas tácitas que prohíben charlar con la persona que está en la cinta de correr de al lado.
  • según una investigación de 2013 sugiere que las personas que caminan al aire libre tienden a ejercitarse a una mayor intensidad y reportan menos esfuerzo.

No es necesario hacer un triatlón en bicicleta o descender una montaña esquiando para disfrutar del ejercicio en la naturaleza. Cualquier actividad que mueva el cuerpo de forma factible para ti, como trabajar en el jardín, jugar con el perro en el parque o lavar el automóvil, puede ofrecer algunos beneficios para la salud.

  1. Reducción de los síntomas de depresión

La luz del sol suele ayudar a reducir los síntomas de la depresión, como el bajo estado de ánimo y la fatiga. La fototerapia puede ayudar a tratar la depresión mayor y la depresión estacional. Si sufres de depresión, es posible que notes una mejoría al cabo de unos días. Si sufres una depresión grave, pueden pasar de 2 a 5 semanas antes de que veas una mejora. Los expertos aún no están del todo seguros de cómo afecta la luz solar a la depresión.

Algunos creen que la luz solar tiene un efecto protector porque puede ayudar al cuerpo a producir vitamina D. También es posible que la luz solar mejore el sueño, lo que reduce la gravedad de los síntomas de la depresión. Si la depresión ha mermado tu energía, puedes seguir recibiendo la luz del sol con bastante facilidad. Intenta obtener tu dosis diaria almorzando, leyendo un libro o tomando el sol a la antigua, pero no olvides la crema solar.

  1. Refuerzo de la función inmunitaria

Pasar tiempo al aire libre puede ayudar a que el sistema inmunitario funcione de forma óptima. Los microorganismos que están presentes en la naturaleza y no son peligrosos pueden, en cierto modo, hacer ejercicios de entrenamiento con tu sistema inmunitario, para prepararlo para infecciones más graves. Si vives en un entorno totalmente estéril, tu sistema inmunitario puede perder la capacidad de reconocer lo que es peligroso y lo que no. Así, puede dar la alarma a cualquier microorganismo que encuentre, lo que puede provocar una inflamación crónica. Así que, aunque el jabón es un invento maravilloso, ensuciarse de vez en cuando también puede ser bueno para ti.

  1. Restauración mental

El mundo moderno está lleno de estímulos intrusivos: pantallas parpadeantes, teléfonos que vibran, carreteras que retumban, que compiten por nuestra limitada atención. Esta sobreestimulación constante puede aumentar tus niveles de estrés sin que te des cuenta. El mundo natural, por otra parte, puede proporcionar un refugio mental y emocional cuando se necesita relajarse y recargar. En la naturaleza, las atracciones calmantes para tus sentidos, desde el aroma de las flores hasta la música del canto de los pájaros, pueden mantener tu atención sin agotar tu energía mental. Las investigaciones realizadas en 2020 sugieren que pasar tiempo en la naturaleza puede ayudarte a sentirte más relajado y concentrado, especialmente cuando te tomas tiempo para observar tu entorno. Para obtener estos beneficios, puedes considerar actividades lentas y contemplativas como el senderismo en el bosque o el kayak en un lago.

  1. Mejora del bienestar emocional

El tiempo que se pasa al aire libre puede hacer algo más que ayudar a aliviar emociones no deseadas o dolorosas, como el miedo, la preocupación y la tristeza. También puede ayudar a promover las emociones que quieres sentir más, como la felicidad, la paz y el optimismo.

  1. Protección contra la miopía

Está demostrado que los niños que pasan mucho tiempo al aire libre tienen menos probabilidades de desarrollar miopía. Un estudio de 2020 analizó a 10.743 niños de entre 9 y 11 años en Taipei. Los investigadores descubrieron que los niños que pasaban más tiempo al aire libre durante el recreo tenían un 22% menos de probabilidades de desarrollar miopía que sus compañeros. Aumentar la distancia entre los ojos y el trabajo de cerca y tomar un descanso después de 30 minutos de trabajo de cerca también ofreció cierta protección.

Los expertos sugirieron algunas posibles razones por las que pasar tiempo al aire libre podría ayudar a proteger contra la miopía:

  • La luz natural ofrece una colección de longitudes de onda más brillantes y ricas para ver.
  • El aire libre permite al ojo practicar la mirada a objetos a diferentes distancias.
  • La luz estimula la retina para que produzca dopamina, lo que impide que el globo ocular se estire y distorsione la visión. Sin embargo, esta teoría sólo se ha probado en animales.
  • Este efecto beneficioso sólo parece afectar al ojo a medida que crece, por lo que pasar tiempo al aire libre no puede revertir la miopía en la edad adulta.

¿Y la naturaleza virtual?

Los paisajes sonoros y las fotografías pueden proporcionar un atractivo telón de fondo que puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y la mente. Sin embargo, no pueden sustituir por completo el tiempo real que se pasa en la naturaleza.

Está demostrado que no sólo el color verde o el sonido de las olas del mar mejoran el estado de ánimo. Estar presente en la naturaleza, con todas sus vistas, sonidos, olores y texturas mezcladas, parece afectar a las emociones con más fuerza que una réplica virtual. Salir por la noche también puede dar una sensación de asombro y conexión con el mundo. Además, la reducción del ruido y la luz puede ayudarle a concentrarse más fácilmente en el mundo que le rodea. Si quieres establecer una conexión más profunda o espiritual con el mundo natural por la noche, considera actividades nocturnas como la observación de las estrellas o la pesca nocturna.

Puede interesarle: Lo beneficios de las mascotas para la salud