Todo lo que necesitas saber sobre la anorexia nerviosa

anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa se considera una enfermedad biopsicosocial, ya que puede afectar a cualquier persona sin distinción de sexo, etnia, edad o peso. Es una de esas condiciones médicas en las que se necesita actuar rápidamente dado que sus efectos causan graves consecuencias tanto alimentarias como psicológicas.

¿Qué es la anorexia?

La anorexia se caracteriza por causar un fuerte miedo a subir de peso, por lo que las personas afectadas recurren a medidas extremas para evitarlo. El resultado es un trastorno alimenticio que puede generar una pérdida de peso excesiva que pone en riesgo la salud y la vida de la persona.

Las personas afectadas a menudo trabajan en exceso, reducen el consumo de calorías, provocan el vómito de los alimentos que consumen, toman laxantes, diuréticos, complementos alimenticios y limitan mucho la ingesta de alimentos.

La anorexia nerviosa se manifiesta de dos formas:

  • Anorexia bulímica: en este caso las personas comen grandes cantidades y luego toman laxantes, realizan fuertes ejercicios o inducen el vómito después de comer.
  • Anorexia restrictiva: existe una considerada restricción a los tipos y cantidad de alimentos que se ingieren a diario.

Causas de la anorexia nerviosa

Hasta el momento los especialistas no han determinado las causas específicas de este trastorno alimenticio. Sin embargo, algunos factores podrían intervenir en su desarrollo.

·        Influencia social

En ocasiones la constante presión de los círculos sociales por lo que es moda y los estándares de belleza pueden hacer que las personas deseen lucir muy delgadas para encajar. Incluso algunos medios publicitarios pueden promover la anorexia promocionando costumbres de belleza poco saludables.

·        Aspecto genético

Algunas modificaciones genéticas pueden hacer que ciertas personas sean más propensas que otras a desarrollar este trastorno alimenticio. También se puede desencadenar si algunos familiares cercanos ya la han padecido.

·        Aspectos psicológicos

Es común que este trastorno se desencadene en personas con baja autoestima o que no se sienten conformes con su apariencia física. Pero también hay otros aspectos de la vida que aumentan el riesgo de sufrir anorexia nerviosa como el fallecimiento de un ser querido, auto exigencia extrema, la perdida de trabajo, problemas de familia o pareja e intimidación social.

Síntomas de anorexia nerviosa

Los síntomas de esta enfermedad se clasifican en físicos, conductuales y emocionales.

·        Síntomas físicos

  • Hinchazón de extremidades superiores e inferiores
  • Temperatura corporal baja
  • Arritmia cardiaca
  • Cambios en la menstruación
  • Deshidratación
  • Hipotensión
  • Infertilidad
  • Insomnio
  • Alopecia
  • Mareos
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Pérdida de peso excesiva

·        Síntomas conductuales

  • Constante revisión del cuerpo frente al espejo
  • Miedo a subir de peso
  • Actividad física extrema
  • Ayuno
  • Obsesión por comer pequeñas cantidades de alimentos

·        Síntomas emocionales

  • Pérdida del apetito sexual
  • Irritabilidad, depresión, ansiedad, aislamiento
  • Actitud negativa
  • Cambios de humor

Opciones para tratar la anorexia nerviosa

Existen varias técnicas empleadas por los especialistas para determinar si una persona está sufriendo de esta enfermedad.

  • Pruebas de laboratorio: en la actualidad varios estudios de sangre pueden detectar este trastorno. Lo que se analiza es la cantidad de electrolitos y proteínas en la sangre. Además, se evidencia si la tiroides, riñones e hígado funcionan adecuadamente.
  • Pruebas físicas: el médico examinará altura, peso, temperatura, presión arterial, ritmo cardiaco, pulmones, piel, uñas y abdomen.
  • Radiografías: serán útiles si el médico necesita descartar fracturas, densidad ósea, neumonía o problemas del corazón.
  • Electrocardiograma: se realiza cuando se sospecha la existencia de daño cardiaco a causa de la anorexia nerviosa.
  • Pruebas psicológicas: puede ser necesario que el paciente detalle sus hábitos alimenticios y su situación emocional para encontrar signos de anorexia o cualquier otro trastorno psicológico.

Cuando esta patología aparece los afectados pueden desarrollar diversos comportamientos anómalos como alteraciones obsesivas compulsivas de personalidad, que favorece la necesidad de no comer aun cuando se siente hambre o estimula a llevar dietas muy estrictas. También puede aparecer un perfeccionismo que cambia y distorsiona la percepción del cuerpo, haciendo sentir que no se es lo suficientemente delgado.

En los casos más severos de anorexia nerviosa, como perdida excesiva de peso o depresión excesiva con tendencia al suicidio, es necesaria la hospitalización. Esta es una enfermedad a la que hay que prestar mucha atención, así que es importante tener en cuenta esta información para estar prevenidos.