Hablamos

Histeria femenina: del útero al vibrador. Historia de lo que, molesta a los hombres en las mujeres

Durante siglos, los médicos diagnosticaban fácilmente a las mujeres con «histeria», un supuesto problema de salud mental que explicaba cualquier comportamiento o síntoma que incomodara a los hombres.

La afición a la escritura, los síntomas de estrés postraumático o de depresión, e incluso la infertilidad, durante la mayor parte de los dos siglos anteriores, todo esto y más podría caer fácilmente bajo el paraguas de la «histeria femenina». Durante los siglos XVIII y XIX, la histeria femenina era uno de los «trastornos» más frecuentemente diagnosticados. Pero la idea errónea de que las mujeres están de algún modo predispuestas a padecer trastornos mentales y de conducta es mucho más antigua. De hecho, el término histeria tiene su origen en la antigua Grecia. Hipócrates y Platón hablaban del útero, de la histeria, que decían que tendía a moverse en el cuerpo de la mujer, provocando toda una serie de trastornos físicos y mentales.

Pero qué era la histeria femenina, cuáles eran sus síntomas, cómo la «trataban» los médicos y cuándo dejaron de diagnosticarla como enfermedad. Estas son algunas de las preguntas a las que respondemos en este caso.

La histeria femenina en el siglo XVIII

Aunque las nociones iniciales de histeria femenina se remontan a la historia de la medicina y la filosofía, este diagnóstico se popularizó en el siglo XVIII.

En 1748, el médico francés Joseph Raulin describió la histeria como una «enfermedad vaporosa», una enfermedad que se propaga a través de la contaminación del aire en las grandes zonas urbanas. Aunque Raulin señaló que tanto los hombres como las mujeres podían contraer la histeria, creía que las mujeres eran más propensas a ella debido a su naturaleza perezosa e irritable.

En un tratado publicado en 1770-1773, otro médico francés, François Boissier de Sauvages de Lacroix, describía la histeria como algo parecido a la inestabilidad emocional, «sujeta a cambios repentinos con gran sensibilidad del alma».

Entre los síntomas de la histeria que nombró están «un abdomen hinchado, angina de pecho [dolor en el pecho] o disnea [falta de aire], disfagia [dificultad para tragar], […] extremidades frías, lágrimas y risas, oscilaciones [bostezos], pandiculación [estiramientos y bostezos], delirio, pulso apretado y rápido, y orina abundante y clara».

De Sauvages coincidió con sus predecesores en que este trastorno afectaba principalmente a las mujeres, y que «los hombres sólo son histéricos en raras ocasiones».

Dijo que la privación sexual era a menudo la causa de la histeria femenina. Para ilustrar esto, presentó el caso de una monja que sufría de histeria, que sólo se curó cuando un barbero benévolo se encargó de complacerla.

La histeria tratada por el mesmerismo

Otra forma de «tratar» la histeria era el mesmerismo, una terapia psicosomática popularizada por Franz Anton Mesmer, un médico alemán activo en la Europa del siglo XVIII. Mesmer creía que los seres vivos estaban influidos por el magnetismo, una corriente invisible que fluía a través de los animales y los seres humanos y cuyos desequilibrios o fluctuaciones podían provocar problemas de salud. Mesmer afirmaba que podía actuar sobre esta subcorriente magnética y curar a los seres humanos de diversas enfermedades, incluida la histeria.

La histeria en el siglo XIX

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, quizá se habló aún más de la histeria femenina y de sus posibles causas. Alrededor de la década de 1850, el médico estadounidense Silas Weir Mitchell, especialmente interesado en la histeria, comenzó a promover la «cura de reposo» como «tratamiento» de la enfermedad. La cura de reposo implicaba un gran reposo en cama y la evitación estricta de toda actividad física e intelectual. Mitchell prescribía este tratamiento preferentemente a las mujeres que consideraba histéricas. A los hombres que sufren de histeria, en cambio, se les aconsejaba hacer mucho ejercicio al aire libre.

Mitchell prescribió la cura de reposo a la escritora estadounidense Charlotte Perkins Gilman, a quien la experiencia le resultó tan angustiosa que escribió » The Yellow Wallpaper», un relato de terror psicológico que describe el lento deterioro psicológico de una mujer que es obligada por su médico, su marido y su hermano a someterse a este «tratamiento».

Histeria: de los trastornos de la personalidad a los problemas » psiquiátricos» de Freud

En Francia, el neuropsiquiatra Pierre Janet, más activo entre la década de 1880 y principios de 1900, sostenía que la histeria era el resultado de la percepción distorsionada de la persona de su propia enfermedad física. Janet escribió que la histeria era «una enfermedad nerviosa» en la que se producía «una disociación de la conciencia». A menudo se caracteriza por síntomas como el sonambulismo, la aparición de «personalidades duales» y convulsiones involuntarias.

El fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud, también se interesó por la histeria, aunque su opinión sobre sus causas fluctuó a lo largo de su carrera. Sostenía que la histeria era la conversión de problemas psicológicos en síntomas físicos, a menudo con un elemento de supresión erótica. Inicialmente, sugirió que los síntomas de la histeria eran causados por eventos traumáticos, aunque más tarde dijo que no era necesario un trauma previo para que se desarrollara la histeria.

¿Vibradores para la histeria?

La comedia romántica Hysteria 2011 ha popularizado la idea de que los vibradores son herramientas para curar la histeria de las mujeres. El relato procede de un influyente libro de historia de la medicina estadounidense: The Technology of Orgasm (La tecnología del orgasmo), de Rachel Maines, que apareció por primera vez en 1999. R Maines argumentó que, a finales del siglo XIX, los médicos solían tratar los síntomas de histeria de las pacientes estimulando manualmente sus genitales. Dijo que el vibrador acabó surgiendo como un dispositivo que permitiría a los médicos ahorrar algo de esfuerzo en el tratamiento de sus pacientes.

Estas historias e hipótesis surgieron en realidad porque los tratados médicos del siglo XIX hacían hincapié en el vínculo entre la sexualidad femenina y la histeria. Algunos médicos del siglo XIX afirmaban que los problemas en los genitales podían causar problemas psicológicos en las mujeres. Incluyendo la histeria.

Por ejemplo, Richard Maurice Bucke, un psiquiatra canadiense activo a finales del siglo XIX, optó por realizar procedimientos quirúrgicos invasivos, como la histerectomía, en la que los médicos extirpan el útero, para «curar» a las mujeres con enfermedades mentales.

Como resultado, durante mucho tiempo, la histeria siguió siendo un término general que incluía muchos síntomas diferentes. Reforzar los estereotipos perjudiciales sobre el sexo y el género. Aunque esta «condición» ya no se reconoce y empezó a «caer en desuso» en el siglo XX, en realidad es un proceso largo e inestable.

Histeria: todo lo que los hombres encontraban misterioso o inmanejable en las mujeres

Los investigadores de la historia de la medicina han demostrado repetidamente que la histeria es poco más que una forma de describir y patologizar «todo lo que los hombres encuentran misterioso o inmanejable en las mujeres». Y aunque las prácticas médicas han cambiado de forma incomparable en los dos últimos siglos, las encuestas siguen revelando que los datos sobre las mujeres suelen ser escasos en los estudios médicos.

Esto, a su vez, sigue repercutiendo en el hecho de que reciban un diagnóstico y un tratamiento correctos, lo que sugiere que la sociedad y la investigación médica todavía tienen un largo camino que recorrer para garantizar que todos los grupos demográficos tengan las mejores oportunidades de recibir una atención sanitaria adecuada.

También puedes leer: ¿Sabías que lo más aterrador del océano no son los tiburones?

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.