Nutrición

¿Evitas el gluten? Estas son todas las deliciosas alternativas a la harina de trigo

Vivir sin gluten puede ser un reto, pero si cocinas tus alimentos favoritos desde cero, es más fácil evitar el gluten. Puede que hayas decidido no comer gluten por motivos de salud o puede que te preguntes si te sentirías mejor si comieras menos gluten. Sea cual sea el motivo, muchas personas intentan evitar o reducir su consumo de gluten. Una proteína hecha de trigo, cebada y centeno.

Comer sin gluten: un verdadero reto

La cocina sin gluten puede parecer complicada al principio, ya que las harinas sin gluten tienen sabores y texturas diferentes. Para obtener los mejores resultados, es aconsejable mezclar tres o cuatro harinas sin gluten para sustituir la harina básica de uso general. Siéntete libre de experimentar con diferentes combinaciones para encontrar el sabor y la consistencia que prefieras.

Diferentes harinas sin gluten según lo que quieras cocinar

Te sorprenderá saber cuántos tipos de harina hay además de la de trigo. Puedes encontrar muchas de estas harinas sin gluten en los supermercados o en las tiendas de productos orgánicos. Si estos productos no están disponibles en tu tienda de comestibles local, búscalos en Internet.

– La harina de patata tiene una textura pesada y un pronunciado sabor a patata. Se utiliza como espesante para sopas, salsas y aderezos. Se pueden utilizar pequeñas cantidades en productos horneados para añadir humedad. Pero evita utilizarla como harina principal. La harina de patata no es lo mismo que la fécula de patata, y ambas no pueden intercambiarse.

– La harina de amaranto tiene un sabor a avellana, ligeramente dulce y tostado. Pruébalo en productos horneados de color oscuro, como los brownies o los dulces picantes.

– La harina de arroz (integral) se elabora con arroz integral de grano entero. Da un sabor a nuez a los productos horneados. Mézclala con otras harinas y almidones, de lo contrario tiende a ser granulada, desmenuzable y seca.

– La fécula de papa es un polvo muy fino, similar a la fécula de maíz. No sabe a papa, por lo que puede utilizarse en la mayoría de las recetas y da una textura ligera y esponjosa a los productos horneados. También es un excelente espesante para salsas, aderezos y pudines.

– La harina de quinoa tiene un sabor ligeramente a nuez pero pronunciado. Limítalo a una cuarta parte de tu mezcla. Pruébalo en comidas muy picantes o aromatizadas.

– La harina de alubias se elabora a partir de varias alubias secas molidas, como las blancas, las negras, los garbanzos y la soja. Las harinas de alubias combinan bien con la harina de sorgo en recetas de sabor intenso, como el pan de jengibre y el pastel de chocolate.

– La harina de maíz, que se muele a partir de granos de maíz triturados, tiene una textura ligera y da a los productos horneados un sabor ligeramente a nuez.

– La harina de mijo tiene un sabor ligeramente dulce, parecido al del maíz, y un gusto a nuez. Lo mejor es utilizarlo para una cuarta parte de la mezcla de harina.

– La harina de arroz (dulce) se elabora a partir de arroz blanco de grano corto y pegajoso que contiene más almidón que el arroz blanco o integral. Es un excelente agente espesante para las salsas.

– La harina de teff se obtiene de una hierba originaria de Etiopía. Es una harina marrón elaborada a partir de frutos secos y se parece a la melaza. Puede constituir entre un cuarto y la mitad de una mezcla de harina. Es especialmente bueno para los panes oscuros, las galletas y los pasteles. Algunas harinas de teff se combinan con harina de trigo, por lo que sólo hay que comprar harina de teff 100%.

– La harina de arroz (blanca) se elabora con arroz blanco molido. Esta harina tiene un sabor suave y es mejor cuando se combina con otras harinas sin gluten.

– La harina de sorgo se elabora a partir de sorgo molido. Tiene un sabor terroso y va bien con las harinas de judías.

– La harina de soja se elabora a partir de granos de soja enteros. Tiene un sabor fuerte y es ideal cuando se mezcla con otras harinas y en alimentos que contienen frutos secos, chocolate o especias.

– La harina de tapioca puede constituir entre una cuarta parte y la mitad de su mezcla de harina. Puede crear una textura suave en los panes. Se utiliza para espesar sopas, salsas, salteados y como empanado para obtener una capa crujiente.

– Las harinas de nueces se elaboran con almendras, castañas o avellanas molidas. Estas harinas dan una textura rica y un sabor a nuez a los productos de panadería.

También puede interesarle leer: Los azúcares añadidos arruinan tu objetivo de pérdida de peso

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.