Efectos del zinc para combatir el estrés oxidativo

El estrés oxidativo es un procedimiento químico que se da en nuestro cerebro, provocando una alteración bioquímica. Uno de los aspectos que promueve esta variación es la generación descontrolada de radicales libres, a causa de la falta de antioxidantes en el sistema de respuesta.

Un grupo de investigadores de la cátedra de Química Bioinorgánica de la Friedrich-Alexander-Universität Erlangen-Nürnberg, Alemania, descubrieron que el zinc es un componente ideal para prevenir el estrés oxidativo. Este es capaz de activar una molécula orgánica que protege al organismo de esta alteración. A continuación, mencionamos algunos de sus beneficios.

¿Qué efectos produce el zinc contra el estrés oxidativo?

El zinc es un oligoelemento esencial en muchos aspectos de nuestra vida, que actúa específicamente como un mecanismo de protección natural ante el superóxido. Este último es un subproducto emanado por la respiración celular humana que altera negativamente las biomoléculas del cuerpo tales como las proteínas y los lípidos.

Se ha comprobado médicamente que el superóxido, a su vez, es un componente determinante en la aceleración del envejecimiento. Además de ser causante de diversas enfermedades vinculadas con el proceso inflamatorio.

En este caso, el zinc al combinarse con la hidroquinona (compuesto presente en algunos alimentos) crea un complejo metálico capaz de imitar una enzima superóxido dismutasa. Es decir, las enzimas encargadas de resguardar al organismo de los efectos de degradación a causa de la oxidación.

En pocas palabras, se produce un efecto antioxidante. Como resultado, se logra la metabolización del superóxido, lo que a su vez previene el daño del organismo y, por supuesto, la aparición del estrés oxidativo.

Este mecanismo de protección natural ocurre porque el zinc es un elemento menos tóxico que otros metales de transición. Porque permite que el organismo sufra menos daños a causa de efectos secundarios con mayor intensidad.

Enfermedades asociadas al estrés oxidativo

Recordemos que el estrés oxidativo se produce por una inestabilidad en nuestras células, a causa de una reducción significativa de antioxidantes. Esta disminución al tiempo afecta los tejidos del organismo, dando paso a trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer y el Parkinson.

Además, se ha comprobado su implicación en el padecimiento de trastornos neuropsiquiátricos, tales como la ansiedad y la depresión.

El zinc es un componente sumamente beneficioso para la salud en general, especialmente para tratar el estrés oxidativo. Lo mejor de todo es que retrasa el envejecimiento y previene la aparición de diferentes enfermedades.