Salud

Perder peso para reducir los niveles de colesterol

El colesterol alto es común. Conseguir un peso moderado puede reducir el nivel de colesterol de una persona y el riesgo de padecer ciertas enfermedades cardiovasculares. Una persona puede experimentar un aumento del colesterol en sangre si tiene sobrepeso u obesidad. Esto se debe a cambios en los procesos relacionados con el metabolismo de las grasas. Por lo tanto, conseguir y mantener un peso moderado puede ayudar a reducir los niveles de colesterol de una persona. Este artículo analiza la relación entre el colesterol alto y la obesidad, las formas de reducir los niveles de colesterol y los consejos para conseguir un peso moderado.

Niveles de colesterol

Para evaluar si una persona tiene el colesterol alto, el médico debe tomar muestras de sangre para comprobar la cantidad de colesterol presente.

Los médicos utilizan los siguientes niveles para determinar si una persona tiene un colesterol deseable o alto:

  • Óptimo: menos de 200 miligramos por decilitro (mg/dl) de sangre.
  • Hipercolesterolemia límite: 200-239 mg/dl.
  • Alta: 240 mg/dl o más.

El colesterol es esencial para el funcionamiento del organismo, pero un exceso de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) puede provocar la acumulación de depósitos de grasa en las arterias. Estos depósitos de grasa pueden aumentar el riesgo de desarrollar afecciones como la aterosclerosis, el infarto y la enfermedad arterial periférica.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo del colesterol alto son:

  • tener sobrepeso u obesidad
  • fumar
  • tener antecedentes familiares de colesterol alto
  • un estilo de vida sedentario
  • tener la presión arterial alta
  • ser un hombre mayor de 45 años o una mujer mayor de 55 años
  • tener diabetes de tipo 2

Colesterol alto y obesidad

Una persona con sobrepeso u obesidad también puede tener un nivel de LDL más alto. El colesterol LDL afecta al modo en que el organismo procesa las diferentes formas de lípidos o grasas. Esto incluye el colesterol y los triglicéridos, que es otro tipo de grasa en el cuerpo, hecha en el hígado a partir de ácidos grasos libres y glucosa, o azúcar. Cuando una persona tiene sobrepeso, el cuerpo produce más triglicéridos. Las anomalías en el metabolismo de los lípidos son comunes en las personas obesas.

Mantener un peso moderado también reduce el riesgo de resistencia a la insulina. En este caso, el organismo no responde adecuadamente a la hormona insulina. Esta respuesta aumenta la cantidad de ácidos grasos libres en el hígado, lo que incrementa los niveles de triglicéridos. Si una persona tiene sobrepeso, tiene mayores niveles de compuestos proinflamatorios. Algunos de estos compuestos proinflamatorios alteran la forma en que el organismo regula el metabolismo de las grasas. Esto puede provocar un aumento de los triglicéridos y, por tanto, de los niveles de colesterol en sangre.

Cómo reducir el colesterol

El primer paso que puede dar una persona para reducir el colesterol es alcanzar o mantener un peso moderado. Alcanzar un peso moderado reduce los triglicéridos del hígado y la cantidad de colesterol que produce. Las personas que fuman productos de tabaco también deberían intentar reducir y abandonar este hábito. Fumar reduce el nivel de lipoproteínas de alta densidad (HDL), el colesterol bueno. Las HDL suelen proteger contra la acumulación de grasa en las paredes de las arterias. Sin embargo, fumar daña las arterias y el colesterol se acumula en estas zonas.

5 consejos para perder peso

Una persona con sobrepeso u obesidad puede ayudar a reducir los niveles de colesterol en sangre si consigue un peso moderado.

He aquí algunas estrategias:

Lleva una dieta equilibrada: Una dieta rica en fibra, frutas y verduras frescas, cereales integrales, frutos secos, pescado y carnes magras.

– Limitar los alimentos que aumentan el colesterol: evitar los alimentos procesados y fritos, el exceso de azúcar y las grasas saturadas.

Tenga en cuenta el tamaño de las porciones: Cuando se trata de alimentos procesados, puede ser útil reducir el consumo de calorías.

Limitar el alcohol: Las bebidas alcohólicas contienen calorías. Las investigaciones relacionan el consumo de alcohol con el aumento de peso.

Aumente la actividad física: Intente realizar 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a la semana, como caminar a paso ligero, nadar o montar en bicicleta.

Todo el mundo debería considerar que comer bien y hacer ejercicio regularmente son hábitos a largo plazo. Sin embargo, a la gente le puede resultar difícil hacer grandes cambios y encajarlos en su rutina. Por lo tanto, es útil hacer pequeños cambios e irlos aumentando con el tiempo. Por ejemplo, se puede intentar hacer ejercicio durante 10-15 minutos dos veces por semana durante dos meses. Después, podría intentar aumentar la duración o el número de días por semana. Del mismo modo, con respecto a la dieta, un ejemplo podría ser comer postre sólo 3 noches a la semana. Después de dos meses, también se puede intentar sustituir una guarnición por una pequeña ensalada o algún tipo de verdura cinco días a la semana. Hacer pequeños cambios y mejorarlos con el tiempo aumenta la probabilidad de que se conviertan en hábitos permanentes.

El colesterol alto no suele provocar ningún síntoma. Para confirmar los niveles de colesterol, una persona necesitará un análisis de sangre para determinar la cantidad de colesterol en la sangre. Si no se trata ni se intenta reducir el colesterol, puede producirse una acumulación de sustancias grasas en las arterias. Con el tiempo, las arterias se estrechan, lo que dificulta que la sangre fluya correctamente y provoca enfermedades cardíacas. Si una persona está preocupada por sus niveles de colesterol, debe pedir una cita con su médico de cabecera.

Las personas con sobrepeso u obesidad pueden tener niveles de colesterol más altos. Por lo tanto, es beneficioso para las personas alcanzar o mantener un peso moderado. Esto puede conseguirse llevando una dieta sana y equilibrada y haciendo ejercicio con regularidad.

También puede interesarle: Estudio: beneficios del aceite de oliva para el corazón, el cerebro y la longevidad