Salud

Estudio: beneficios del aceite de oliva para el corazón, el cerebro y la longevidad

El aceite de oliva se asocia a un menor riesgo de muerte por enfermedades cardíacas, cáncer y Alzheimer. Según un nuevo estudio, la sustitución de la mantequilla o los productos lácteos enteros por aceite de oliva se asocia a un menor riesgo de muerte por muchas enfermedades comunes.

Aceite de oliva y aceitunas

¿Podría algo tan sencillo como usar media cucharada o más de aceite de oliva en lugar de mantequilla o productos lácteos con toda la grasa en su dieta diaria ayudar a aumentar sus posibilidades de vivir más tiempo? Eso sería un sí, según un nuevo estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard, publicado el 18 de enero en el American Journal of Cardiology.

Los investigadores descubrieron que las personas que utilizaban 7 gramos (g) o más, aproximadamente media cucharada, en la cocina, como aderezo o con el pan, tenían un menor riesgo de morir de enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedades respiratorias o enfermedad de Alzheimer, en comparación con las personas que rara vez o nunca consumían aceite de oliva. La sustitución de unos 10 g diarios de mantequilla, margarina, mayonesa o grasa láctea por una cantidad equivalente de aceite de oliva también se asoció a un menor riesgo de muerte prematura.

Estos resultados apoyan las recomendaciones dietéticas actuales de aumentar el consumo de aceite de oliva y otros aceites vegetales insaturados.

¿Cuáles son los beneficios del aceite de oliva para la salud?

Hay diferentes tipos de ácidos grasos en el aceite de oliva, pero está compuesto principalmente por grasas monoinsaturadas. Las grasas monoinsaturadas pueden ayudar a reducir la cantidad de lipoproteínas de baja densidad (LDL), también conocidas como colesterol «malo», lo que puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas e infartos.

El aceite de oliva no es menos calórico que otros tipos de aceite (contiene 9 calorías por g, unas 120 calorías por cucharada). Esto está en consonancia con otros tipos de grasas. Por ello, los expertos recomiendan sustituir el aceite de oliva por otro menos saludable o por la mantequilla, en lugar de añadirlo simplemente a la dieta.

La gente está consumiendo más aceite de oliva y menos margarina que en décadas anteriores

Los investigadores examinaron a 60.582 mujeres y 31.801 hombres sanos del Nurses’ Health Study y del Health Professionals Follow-up Study. Durante los 28 años de seguimiento, los participantes se sometieron a una evaluación de la dieta cada cuatro años en la que se les preguntaba con qué frecuencia, en promedio, consumían alimentos específicos, tipos de grasas y aceites, y la marca o el tipo de aceite que utilizaban para cocinar y añadir a la mesa en el año anterior.

Se calculó el uso de aceite de oliva para cocinar y condimentar de los participantes y se sumó para estimar el uso total, y el uso de otros tipos de grasas como la margarina, la mantequilla y el aceite vegetal se calculó de la misma manera.

Los investigadores observaron una tendencia a lo largo del tiempo: el consumo de aceite de oliva en el grupo se duplicó con creces entre 1990 y 2010, pasando de 1,6 g a 4 g. En el mismo periodo, el consumo de margarina se redujo de 12 g al día en 1990 a 4 g al día en 2010. El uso de otros tipos de grasa se ha mantenido más o menos igual.

Las personas que consumen más aceite de oliva tienen más probabilidades de adoptar otros comportamientos saludables

Los investigadores colocaron a cada participante en uno de los cuatro grupos, en función de la cantidad de aceite de oliva que consumían.

  • Nunca o menos de una vez al mes
  • Menos o igual a 4,5 g (aproximadamente 1 cucharadita) al día
  • Entre 4,5 y 7 g (aproximadamente entre 1 cucharadita y ½ cucharada) al día
  • Más de 7 g (aproximadamente ½ cucharada) al día

Curiosamente, los que consumían más aceite de oliva tenían más probabilidades de ser físicamente activos, de ser descendientes de europeos del sur o mediterráneos, de no ser fumadores y de decir que comían más frutas y verduras que los que consumían menos.

Durante el seguimiento se produjeron un total de 36 856 muertes.

Comparando los grupos, los que consumían más aceite de oliva tenían un 19% menos de riesgo de mortalidad cardiovascular, un 17% menos de riesgo de mortalidad por cáncer, un 18% menos de riesgo de mortalidad respiratoria y un 29% menos de riesgo de mortalidad neurodegenerativa que el grupo que rara vez o nunca consumía aceite de oliva.

Las enfermedades respiratorias incluyen enfermedades agudas como la neumonía y la gripe, así como enfermedades crónicas como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Las neurodegenerativas se producen cuando las células nerviosas del cerebro o del sistema nervioso periférico pierden gradualmente su función y mueren, según el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental. Las enfermedades neurodegenerativas más comunes son la enfermedad de Alzheimer y la de Parkinson.

Los investigadores también descubrieron que la sustitución de 10 g diarios de grasas como la margarina, la mantequilla, la mayonesa y las grasas lácteas por aceite de oliva se asociaba a una reducción del 8 al 34% del riesgo de mortalidad total y específica. No encontraron ninguna asociación significativa al sustituir el aceite de oliva por otros aceites vegetales.

El aceite de oliva y otras grasas saludables pueden ayudar a proteger el cerebro

Este estudio se suma a la creciente literatura sobre la importancia de la dieta y las grasas saludables para la salud del cerebro. El cerebro obtiene todos sus nutrientes esenciales de los alimentos, por lo que no es de extrañar que los hábitos alimentarios que se repiten comida tras comida, día tras día, año tras año, puedan afectar al envejecimiento del cerebro.

Las grasas son especialmente importantes porque las células cerebrales y sus conexiones contienen altos niveles de grasa, lo que es importante para su funcionamiento normal. Las grasas poco saludables aumentan la inflamación, que tiene efectos negativos en el cerebro y puede aumentar el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos del envejecimiento cerebral, mientras que las grasas saludables, como el aceite de oliva, son antiinflamatorias y pueden ser protectoras, como sugiere este estudio.

Los autores reconocieron que el aceite de oliva puede estar asociado a otros comportamientos que harían menos probable la muerte de las personas, como tener una mejor dieta en general o pertenecer a una clase socioeconómica más alta. Sin embargo, incluso después de ajustar estos y otros factores relacionados con el estatus socioeconómico, los resultados seguían siendo prácticamente los mismos.

También puede interesarle: Sobrepeso y muerte prematura: un estudio confirma relación