Cáncer de mama: La cúrcuma ataca las células del cáncer de mama

La curcumina, una molécula que se encuentra en grandes cantidades en la cúrcuma de especias de la India, se reconoce cada vez más como una de las moléculas nutricionales con mayor potencial para prevenir el cáncer, en particular el cáncer de mama.

La cúrcuma es una especia de color amarillo brillante que se obtiene moliendo las raíces secas de la Curcuma longa, una planta de la familia del jengibre.

Particularmente popular en la India, la cúrcuma se ha utilizado durante más de 4000 años como ingrediente indispensable en las tradiciones culinarias de este país (especialmente en la fabricación de curry), así como remedio para tratar diversas enfermedades.

En la medicina tradicional india (ayurvédica), la cúrcuma se utiliza externamente para quemaduras, picaduras y moretones, así como para trastornos internos como problemas estomacales, artritis y diversas enfermedades inflamatorias. Las investigaciones realizadas en los últimos años muestran que los efectos beneficiosos asociados a la cúrcuma se deben principalmente a la curcumina, el principal polifenol que se encuentra en esta especia. Una de las características más importantes de esta molécula es su fuerte actividad antiinflamatoria, una propiedad que se deriva de su capacidad para bloquear específicamente ciertos genes esenciales para la producción de moléculas que atraen a las células inmunes responsables de la inflamación.

Desde un punto de vista clínico, esta actividad es muy interesante, ya que la inflamación está estrechamente relacionada con el desarrollo de la mayoría de las enfermedades crónicas, en particular las enfermedades cardíacas, el Alzheimer y el cáncer.

La cúrcuma ataca las células cancerígenas en varios frentes

Desde hace varios años se sospecha que el alto consumo de cúrcuma puede contribuir a la baja incidencia de ciertos cánceres entre la población de la India. Por ejemplo, si bien el cáncer de mama es una de las principales causas de cáncer en los países industrializados, las mujeres de la India se ven afectadas unas cinco veces menos por él.

Numerosos estudios sugieren que esta acción preventiva de la cúrcuma está vinculada a la capacidad de esta molécula para atacar las células cancerosas en varios frentes:

  • inhibiendo el crecimiento de varios tipos de células cancerígenas;
  • inhibiendo la resistencia a la quimioterapia;
  • estimulando la muerte de estas células cancerígenas a través del proceso de apoptosis;
  • la inhibición de la angiogénesis, la formación de vasos sanguíneos en los tumores;
  • inhibición de la inflamación.

Los investigadores de Michigan también han demostrado que la curcumina tiene la propiedad de interferir con las células madre del cáncer en el tejido mamario. Estas células madre juegan un papel muy importante en la progresión del cáncer porque tienen la capacidad de dar a luz continuamente nuevas células cancerosas.

Peor aún, estas células madre son muy resistentes a los medicamentos de quimioterapia y, por lo tanto, son capaces de volver a formar un tumor algún tiempo después de finalizado el tratamiento.

La cúrcuma se incluye fácilmente en la dieta

Utilizando células madre aisladas del tejido mamario, los investigadores observaron que la adición de curcumina detenía rápidamente su crecimiento, mientras que la molécula no tenía ningún impacto en el crecimiento de las células normales. Este efecto inhibidor de la curcumina se ve muy potenciado por la presencia de la piperina, una molécula que se encuentra en la pimienta negra y que se sabe que aumenta la biodisponibilidad de la curcumina.

Estos resultados son sumamente importantes porque sugieren que la inclusión de la cúrcuma en la dieta podría prevenir el desarrollo del cáncer de mama y mejorar la eficacia del tratamiento al reducir la población de células madre cancerígenas presentes en el tumor. Además, es interesante observar que un estudio preliminar realizado en Francia en mujeres con formas avanzadas de cáncer de mama indica que la curcumina se tolera bien y mejora la respuesta de los pacientes a la quimioterapia.

También puede interesarle leer: Tos persistente: cómo deshacerse de una tos interminable