¿Quieres bajar de peso? Consíguelo con una dieta sin gluten

Las dietas “gluten free” parecen estar de moda. Inicialmente se estableció como parte de un régimen alimentario para personas con algún tipo de sensibilidad al gluten. Sin embargo, con la práctica nutricional se constató que este ingrediente está muy presente en los alimentos que nos hacen engordar.

Resulta que a diario ingerimos gluten casi sin darnos cuenta, ya que se encuentra en las harinas, pastas, salsas, panes, galletas, cerveza, tortillas, entre muchos otros.

Si a la hora de hacer dieta, el nutricionista te recomienda eliminar estos alimentos, podrás darte cuenta que dejar de comer gluten ayuda a bajar de peso.

¿Qué es el gluten?

El gluten es un compuesto de proteínas vegetales que se encuentra en la semilla de los cereales como el trigo, el cual tiene una concentración del 80%. También está presente en la avena, el centeno, la cebada o la espelta.

Sus dos proteínas principales son la glutenina y la gliadina, a las que se les asocia con los efectos negativos del gluten en el organismo como problemas digestivos y el aumento de peso. Sin embargo, también es una fuente rica en vitamina B y fibra dietética, los cuales también son esenciales para el organismo.

La gliadina es la razón por la que el sector industrial lo utiliza como ingrediente aglutinante en la elaboración de alimentos procesados, además de favorecer la fermentación. En el negocio de la bollería, el gluten le aporta elasticidad a la masa y aumenta su capacidad para esponjarse durante el horneado.

Dieta sin gluten

En realidad, el gluten no es dañino por sí solo, a menos que se desarrolle una deficiencia inmunológica a sus componentes. El problema es cuando se consume en exceso o en alimentos preparados con elevado contenido graso.

Es por eso que dejar de consumir alimentos que contienen gluten es una forma de mantener una dieta saludable y por consiguiente de bajar de peso. Sin embargo, la reducción en su ingesta debe ser progresiva.

Ya establecimos que debes evitar los alimentos a base de trigo, cebada o centeno, las pastas, quesos, lácteos, dulces, embutidos y condimentos preparados. Para sustituir los hidratos de carbono con alimentos libres de gluten puedes optar por el arroz integral, maíz, sorgo y mandioca, combinado con las legumbres.

Agrega aceite de oliva a tus platos, prueba con los pescados y mariscos, pásate a las frutas y verduras. Piensa que debes cambiar tu forma de comer, porque la reducción del peso será el resultado de una dieta saludable.