Bienestar

¿Qué es y cómo tratar la obesidad ginoide?

El cálculo de la obesidad mediante el índice de masa corporal (IMC) no es suficiente para comprender los riesgos médicos que pueden presentar las personas obesas. Para tener una visión más precisa de estos riesgos, la profesión médica debe estudiar la distribución de la grasa en el cuerpo. ¿Tienes sobrepeso?

¿Su grasa se encuentra principalmente en la parte inferior de su cuerpo? Puede ser una víctima de la obesidad ginoide. Para evitar complicaciones médicas relacionadas con esta afección y para perder peso de forma más eficaz, es esencial comprender su origen. Pero también, los riesgos para la salud, así como los tratamientos más eficaces.

¿Qué es la obesidad ginoide?

Se dice que la obesidad es de tipo ginoide cuando la grasa se concentra principalmente en los muslos y las nalgas. La grasa se distribuye así por el cuerpo en forma de «pera». Para saber si una persona padece obesidad ginoide, será necesario calcular la relación cintura/cadera. Este ratio puede calcularse simplemente dividiendo el perímetro de la cintura por el de la cadera. Este tipo de obesidad se define por una relación cintura-cadera inferior a 0,80.

Obesidad ginoide en las mujeres

Esta forma de obesidad es muy común en las mujeres y se produce con mayor frecuencia antes de la menopausia. En efecto, la menopausia va acompañada de una reducción de la secreción de hormonas femeninas, lo que hará que la obesidad cambie de tipo ginoide a androide, de forma progresiva.

Obesidad ginoide en los hombres

Al igual que en el caso de las mujeres, la localización de la grasa está influida por las hormonas, especialmente las sexuales (testosterona en el caso de los hombres y estrógenos en el de las mujeres). En caso de falta de testosterona, los hombres pueden desarrollar raramente una obesidad ginoide.

¿Cuáles son los riesgos?

Según los médicos, el exceso de grasa es más peligroso cuando se encuentra en el abdomen, en lugar de en las nalgas o los muslos. Las personas con obesidad ginoide tienen menos probabilidades de desarrollar problemas metabólicos o cardiovasculares que las que tienen obesidad androide. Además, la obesidad ginoide rara vez se complica con enfermedades cardiovasculares o diabetes. Sin embargo, es más difícil de combatir que la obesidad androide. Los principales riesgos son:

  • Problemas respiratorios;
  • Insuficiencia venosa;
  • Osteoartritis de las rodillas y las caderas.

Los orígenes y las causas

Este tipo de obesidad no se origina por una gula excesiva o por falta de fuerza de voluntad. De hecho, las causas son multifactoriales y muy complejas. De hecho, puede deberse a:

  • Factores hereditarios (multiplicas los riesgos si uno o dos de tus padres son obesos);
  • Factores genéticos (síndrome de Bardet-Bield);
  • Estilo de vida sedentario;
  • Dejar de fumar;
  • Factores alimentarios (aumento de las porciones, alimentos energéticos, comidas rápidas…);
  • El estrés en el trabajo;
  • Problemas psicológicos como la depresión;
  • Factores culturales (cambios en nuestra ingesta al cuerpo, publicidad);
  • Factores urbanos (transporte, uso del suelo, presencia de carriles bici);
  • Trastornos endocrinos (síndrome de Cushing);

Nota

La lista de causas es larga, pero sólo la consulta de un especialista permitirá obtener las respuestas adecuadas. De forma más «simplista», la obesidad ginoide es el resultado de una ingesta calórica diaria superior a las necesidades de la persona afectada. Así, el cuerpo almacena el «exceso» de energía en forma de grasa. Si esta situación se mantiene durante mucho tiempo, la obesidad ganará terreno y se instalará en el cuerpo del paciente.

¿Cuáles son los tratamientos?

Ya sea androide o ginoide, la obesidad es una enfermedad compleja que necesita una gestión global, así como un seguimiento médico. El tratamiento de la obesidad debe comenzar siempre con una visita al médico de cabecera. Este último diagnosticará entonces el efecto preciso de esta enfermedad en la salud del paciente.

Modificación de la dieta

  • Evitar los tentempiés y despistes durante el día (comidas hipercalóricas);
  • Establecer una dieta baja en calorías (reducir la ingesta de calorías manteniendo un equilibrio entre grasas, carbohidratos y proteínas).

Aumento de la actividad física

  • La actividad física regular (no necesariamente intensiva) ayuda al cuerpo a quemar más calorías durante el día;
  • Incluso caminar de 15 a 30 minutos al día puede aportar importantes beneficios.

Seguimiento de la terapia

La lucha contra la obesidad es a largo plazo. Para tener la mejor oportunidad, también puede ser útil recibir apoyo psicológico. Puede participar en grupos de discusión relacionados con la obesidad o ser acompañado por un psicólogo especializado en terapia comportamental.

Conclusión:

La obesidad ginoide se localiza principalmente en la parte inferior del cuerpo. Sus causas pueden ser diversas, lo que hace que sea una enfermedad difícil de combatir. Actualmente, hay muchos tratamientos disponibles para combatir esta enfermedad, empezando por cambiar el estilo de vida.

También puede interesarle leer: La pérdida de memoria: las grasas trans hacen olvidar las palabras

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.