Terapia de frío para las lesiones: Todo lo que debes saber

Terapia de frío para las lesiones

Uno de los tratamientos más recomendados por los médicos, fisioterapeutas y podólogos para dolores o inflamación en los músculos es el hielo. Los deportistas suelen usar esta terapia para lesiones causadas por un mal movimiento del músculo o articulación, pero puedes usar esta técnica para aliviar cualquier sensación de dolor o inflamación que sufras en tu vida cotidiana.

Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre la terapia de frío y cómo usarla para tratar lesiones musculares o articulares.

¿Qué efecto tiene el frío sobre las lesiones?

El principal efecto del hielo es ser un vasoconstrictor. Esto hace que la sangre circule menos por el área afectada y así evitar que los moduladores de la inflación se acumulen, teniendo un efecto antiinflamatorio. Otro efecto importante es su facultad como anestésico superficial, por lo que disminuye el dolor. Además, el frío también puede ayudar a disminuir los espasmos musculares.

¿Para qué tipo de lesiones sirve?

La terapia de hielo se puede usar para cualquier tipo de traumatismo o micro-traumatismo, mientras sea usada durante las primeras 72 horas. Sirve para caídas, golpes o impactos fuertes en músculos o articulaciones, esguinces, rotura de fibras, fracturas, micro-fracturas y traumatismos en general.

Los deportistas suelen usarla para aliviar la tensión después de un fuerte entrenamiento y puede aplicarse en rodillas, tobillos, muslos, cadera, espalda y brazos. Siempre dependerá de la actividad física que se haya realizado y dónde se sienta mayor dolor.

¿Cómo aplicar el hielo frío?

El frío nunca debe aplicarse directamente contra la piel porque puede causar quemaduras, lo mejor es usar un trozo de tela limpio para proteger la piel. Para la terapia de frío puedes usar hielo propiamente, bolsas de frío-calor o cremas con efecto frío.

El tiempo de aplicación debe ser entre 10 y 30 minutos. Se deben realizar varias aplicaciones periódicas al día, dejando suficiente intervalo de tiempo entre aplicación (con unas 3 horas es suficiente).

Duración del tratamiento

Durante las primeras 72 horas puedes aplicar frío sin ningún problema. Esto ayudará a que no haya inflamación o edema. Pero dependiendo del tipo de lesión después de las 72 horas quizás sea recomendable cambiar a calor, esto brinda un efecto relajante sobre el músculo.

Ahora conoces odo lo que debes saber sobre la terapia de frío y cómo utilizarla correctamente para aliviar el dolor. Si tienes algún accidente en casa o te lastimas haciendo deporte, siempre podrás recurrir a ella.