Salud

¿La nueva variante C.1.2 del SARS-Cov-2 hace temer una nueva epidemia?

Los investigadores han identificado y examinado una nueva variante de interés potencial denominada C.1.2. ¿Es peligroso?

publicidad

Cuanto más se propagan los virus, más probabilidades tienen de mutar y formar diferentes variantes. Las variantes que se vuelven más transmisibles, resistentes a las opciones de tratamiento y vacunas actuales, o que causan una enfermedad más grave, se denominan variantes preocupantes (VOC).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce actualmente cuatro COV de SARS-CoV-2:

  • Alpha B.1.1.7, detectado por primera vez en septiembre de 2020 en el Reino Unido.
  • Beta B.1.351, detectado por primera vez en mayo de 2020 en Sudáfrica
  • Gamma P.1, detectado por primera vez en noviembre de 2020 en Brasil
  • Delta B.1.617.2, detectado por primera vez en octubre de 2020 en la India.

Los virus necesitan un huésped para replicarse y mutar. La única manera de evitar la aparición de nuevas variantes más peligrosas del SARS-CoV-2 es prevenir la transmisión y la infección. Cuantas más oportunidades tenga el SARS-CoV-2 de provocar la infección, mayor será el riesgo de que surjan nuevos COV.

La nueva variante denominada C.1.2

En una investigación reciente, los científicos del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD) de Johannesburgo (Sudáfrica) han identificado y examinado una nueva variante de posible interés denominada C.1.2. Desde su descubrimiento inicial en mayo de 2021, los científicos han detectado la variante C.1.2 en otros siete países, incluidos Nueva Zelanda, el Reino Unido y China. Aunque tiene algunas características que pueden ser preocupantes, los expertos aún están recopilando datos.

Mutaciones con mayor transmisibilidad

Mediante un análisis genético, los autores del estudio observan que el C.1.2 contiene muchas mutaciones que también están presentes en las variantes Alfa, Beta, Delta y Gamma del SARS-CoV-2. Según los investigadores, estas mutaciones permiten al virus entrar en las células objetivo con mayor facilidad, resistir a los tratamientos y vacunas actuales y propagarse de persona a persona. Los científicos están preocupados por esta variante debido a la rapidez con la que ha mutado. Oscila entre 44 y 59 mutaciones en comparación con el virus original detectado en Wuhan, China. Esto lo hace más mutante que cualquier otro COV identificado por la OMS. También contiene muchas mutaciones que se han asociado con una mayor transmisibilidad y una mejor capacidad para evadir los anticuerpos en otras variantes.

¿Debemos preocuparnos por esta nueva variante?

Aunque se está vigilando muy de cerca, todavía se detecta en niveles muy bajos en Sudáfrica (menos del 3% de los virus en el país) y en el mundo (menos del 1% en otras regiones). Por el momento, los expertos creen que vale la pena vigilarlo, pero sin preocuparse demasiado. El número de casos sigue siendo bastante bajo, y no tenemos pruebas de que las mutaciones particulares que lleva la hagan más peligrosa que la Delta.

¿Podría C.1.2 superar a las otras variantes?

Todavía es demasiado pronto para decir lo que hará esta variante. Por el momento, no parece querer superar a Delta, que actualmente predomina en Sudáfrica. La variante Delta también sigue siendo la predominante en todo el mundo.

También puede leer: ¿Tienes fibromialgia? Todo lo que necesitas saber sobre esta

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.