La fiebre BIO: ¿qué hay de verdad en ello para tu salud?

La fiebre BIO

La fiebre BIO nace gracias a que la sociedad ha comenzado a tomar conciencia de la fuerte repercusión que tiene la alimentación en su calidad de vida y salud general. Por lo que se ha promovido una disminución en el consumo de elementos tóxicos que potencian el riesgo de padecer enfermedades. Pero, ¿una alimentación BIO es realmente buena para tu salud ?

Efectos de la alimentación BIO sobre la salud

Existe un punto importante que permite aclarar la confusión que gira en torno a este estilo alimenticio, y es que ser BIO está más relacionado con el medio ambiente que con la buena nutrición del ser humano. Esto se debe a que con la producción de estos alimentos se busca la sostenibilidad.

Se considera que un alimento es BIO cuando para su producción no se han empleado medicinas para los animales, pesticidas, fertilizantes, químicos para potenciar sabor, conservantes y hormonas. Es decir, se han utilizado responsablemente los recursos. Por eso, se cree que estos alimentos son potencialmente más saludables.

Sin embargo, expertos afirman que evitar sustancias tóxicas en la producción no significa que los alimentos BIO sean más sanos, ofrezcan mayor aporte de vitaminas, minerales o tengan menor contenido de azúcares y grasas. Solo son más respetuosos con el medio ambiente y evitan el consumo excesivo de químicos en la dieta diaria.

En definitiva, estos productos no poseen un mejor aporte nutricional que otros alimentos que no son BIO.

¿La fiebre BIO tiene buen fundamento?

Aunque queda claro que los productos BIO no son más nutritivos que el resto, este estilo alimenticio tiene un buen fundamento. Reconocidos nutricionistas indican que estamos volviendo a la alimentación de nuestros ancestros debido al gran brote de intolerancias y alergias derivadas del alto consumo de alimentos procesados.

Una sociedad más consciente

De allí, la sociedad se preocupa cada vez más por mantener una dieta preventiva que además sirva para mejorar algunas afecciones de salud. Incluso algunos expertos sugieren que en caso de patologías específicas es mucho mejor llevar una alimentación orgánica y evitar al máximo el consumo toxinas.

No obstante, señalan que no es necesario consumir solo alimentos orgánicos. Resulta mucho más importante incorporar a la dieta diaria alimentos naturales de alta calidad como frutas, vegetales, aceite de oliva, fibras, pan, huevos, carnes, lácteos y dejar de lado productos procesados, con alto contenido de azúcar, aceites refinados y hormonas.

Es importante tener claro que no todo lo BIO es saludable. Pero, aunque estos alimentos no poseen alto valor nutricional, sí que los no BIO pueden resultar altamente dañinos para la salud sobre todo a largo plazo. Lo mejor para potenciar la calidad de vida es llevar una dieta equilibrada y con productos de origen natural.