Nutrición

Las defensas inmunitarias: reforzarlas en la mesa

¿Mes de enero de enfermedad? Es cierto, pero la naturaleza ofrece muchos productos que, al fortalecer las defensas del cuerpo, ayudan a contrarrestarlas.

Resfriado, tos y gripe. Se sabe que enero es uno de los meses con mayor riesgo de resfriados. Pero sólo en el mes más frío del año, los preciosos frutos vienen de la tierra, listos para fortalecer el sistema inmunológico y mantener el cuerpo sano. Evidentemente comienza con los cítricos, dulces, fragantes y sobre todo ricos en vitamina C: las naranjas, en particular los tarots sicilianos, las mandarinas, las mandarinas y los limones, también se pueden consumir diariamente en forma de jugos saludables para dar fuerza y apoyo al cuerpo en un momento de gran estrés como el invierno.

Las verduras de temporada son excelentes aliadas para combatir las típicas dolencias del invierno

De los puerros al brócoli

Entre las verduras, en cambio, los puerros aparecen en enero: parientes cercanos de las cebollas comunes, tienen un sabor más dulce y delicado y, sobre todo, son muy ricos en vitamina C pero también en hierro y fibra. Se pueden disfrutar crudos, añadiéndolos a ensaladas mixtas, y utilizarlos como ingredientes básicos para sopas y potajes, guisos, tortillas y tartas saladas.

Coles, brócoli y coliflores siguen presentes en los mostradores de venta: versátiles en la cocina, representan una panacea para el cuerpo gracias a su alto contenido de azufre, calcio, hierro, cobre y yodo, que aportan energía y fuerza al organismo; la vitamina A, en cambio, los convierte en válidos protectores de la juventud de todo el cuerpo y de la piel en particular: Lo mejor es comerlos crudos para conservar al máximo sus virtudes beneficiosas, añadiéndolos a las ensaladas o transformándolos en saludables verduras centrifugadas en combinación con otras verduras típicas de la época como la zanahoria y el hinojo.

El verde es bueno para ti

Enero es también el mes de la rúcula, otra verdura rica en vitamina C: cruda se añade a las ensaladas, al carpaccio, a la focaccia, pero también se puede cocinar junto con los tomates cereza, las aceitunas negras y los piñones convirtiéndola en una sabrosa y ligera salsa para la pasta y los ñoquis.

Sin olvidar el radicchio y las alcachofas, dos verduras que con su sabor amargo tienen una excelente acción purificadora, útil también para deshacerse de las toxinas acumuladas con algún exceso en la mesa. En enero, en particular, comienza la recogida de la alcachofa romana de la IGP del Lacio, que se come cruda cuando está tierna y se cocina como guarnición, o se mezcla con algunos cubos de tocino magro para obtener una sabrosa salsa de pasta integral.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.