Bienestar

¿Comer carne roja aumenta el riesgo de cáncer de colon?

Una investigación británica asoma que la ingesta de carne eleva en 20% el riesgo en mujeres y hombres de desarrollar cáncer de colon. El trabajo fue publicado en el International Journal for Cancer y asegura que una de cada tres personas corre este riesgo.

Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre el consumo de carnes y su relación con el cáncer:

¿Nexos con el cáncer de colon?

El cáncer colorrectal o de colon puede aparecer por la alta ingesta de alimentos procesados, incluyendo las carnes rojas como la de res, cerdo, cordero, ternera, caza y embutidos como mortadela, salami, jamón.

El cáncer de colon es uno de los más comunes en las mujeres; se encuentra después del cáncer de seno y el de cuello uterino y útero. La medicina advierte que es una patología que puede llevar a la muerte. Sin embargo, cuando se diagnostica a tiempo la persona puede curarse en un 90% de los casos.

Cuatro factores de cuidado

Varios estudios señalan que el 20% de los que acostumbran a comer carnes rojas pueden desarrollar cáncer colorrectal. Esto se evidenció, en un trabajo de seguimiento realizado a 30.000 mujeres británicas a lo largo de 17 años.

Las mujeres fueron divididas en dos grupos: las que comían carne roja y las que no. El 20% de las consumidoras de carnes rojas desarrollaron cáncer colorrectal (462 casos). La conexión se debería a cuatro elementos presentes en la carne y en su procesamiento.

Ellos son el color rojo, la forma de cocinarla, la oxidación y la adición de nitritos y conservantes. La combinación de estos factores desencadena lesiones precancerosas en el colon.

Otro responsable más

La molécula de azúcar «Neu5Gc», la cual está contenida en la carne roja, es una de las fuentes que los científicos asocian con las lesiones precancerosas en los intestinos. Según varios estudios, la Neu5Gc ataca el sistema inmune, generando inflamaciones y tumores intestinales espontáneos que, al empeorar, hacen aparecer gran cantidad de células cancerosas al final de los intestinos.

También los científicos atribuyen riesgo de generar cáncer al hierro hemo, que le da el color rojo característico a la carne. Este tipo de hierro se transforma en aldehído en el organismo, un compuesto tóxico que produce mutaciones en el ADN y mata las células que protegen el recto y el colon.

¿Debes olvidarte de la carne?

La ciencia médica recomienda disminuir el consumo de carne roja e incorporar más frutas, verduras y fibra natural a la dieta. Es decir, si te gusta la carne de res no tienes que renunciar a ella, pero sí limitar a 500 gramos por semana su ingesta. Debes beber más agua y adicionar hierbas y especias naturales a la preparación de la carne.

Como la carne de ave no entra en este grupo, puedes equilibrar tu dieta consumiendo más pollo, pato, pavo u otras especies avícolas.