Bienestar

Osteoporosis: lo que debes saber sobre esta enfermedad

publicidad

La osteoporosis consiste en una sistemática disminución y desmineralización del tejido óseo, que conlleva fragilidad en los huesos. Requiere tratamiento médico, así como cuidados alimentarios y de ejercitación física, entre otros que permitan minimizar lesiones como fracturas.

Causas

La osteoporosis se origina por la pérdida de la densidad (rarefacción) de la matriz proteica ósea, debido a una insuficiente fijación de sustancias en la composición de los huesos, como el colágeno y minerales como el fósforo y el calcio.

Y aunque se relaciona más con la adultez mayor (desde los 65 años), igual influyen la genética y la menopausia por la eliminación de tejido ósea ante el cese de la ovulación. De hecho, son las mujeres, tras este ciclo, las más propensas a sufrirla.

Síntomas

Es una enfermedad silente, pues no genera síntomas hasta que se visibilizan sus efectos, lo que le merece el calificativo de “malvada silenciosa”. No hay cefaleas, ni fiebre o bajo peso corporal.

Eso sí, existen señales que podrían pasar inadvertidas como una fractura por un simple trauma.

Consecuencias

La osteoporosis es capaz de alterar la vida de quienes la sufren, limitando su movilización. Incluso es motivo de incapacitación.

Esta enfermedad acarrea procesos patológicos y por eso pueden generarse, sin causa aparente, fracturas en las muñecas, tobillos o en la cabeza del fémur.  Además, se puede reducir el tamaño de los huesos y el afectado tenderá a encorvarse.

Clasificación

La “malvada silenciosa” se clasifica en primaria y secundaria.  La primaria se subdivide en senil, cuando afecta a ambos sexos a partir de los 75 años; en posmenopáusica, que ocurre en féminas mayores de 55 años; y en idiopática, que, aunque poco frecuente, se da en niños y jóvenes.

La secundaria no ocurre por debilitamiento óseo per sé, sino por derivación de otras patologías como hipertiroidismo, diabetes, afecciones renales, digestivas y reumáticas.

Técnicas de diagnóstico

La osteoporosis se diagnostica tras observarse la posición de las vértebras, así como de huesos transparentes o pálidos mediante radiografías. Mientras que una medición ósea (osteodensitometría) da cuenta de una merma de minerales en los huesos.

Vital prevención

Alimentos ricos en calcio, como lácteos y vegetales, además de carnes magras y pescado, junto con una prudente ejercitación, ayudan a personas con osteoporosis o con tendencia a serlo.

Caminar entre 60 y 120 minutos al día fortalece el sistema óseo. Los ejercicios fisioterapéuticos son otra alternativa.

Evita caídas

Puede ayudar la correcta ubicación de los muebles en el hogar, de forma que no resulte un peligro de caídas que deriven en fracturas.

Vale además el uso de andaderas por parte de ancianos, por ser de altísima efectividad, todo ello de la mano del tratamiento médico, que puede ser hormonal y farmacológico.

Toma en cuenta estas recomendaciones en pro de tu salud.

 

 

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.