Guía de plantas medicinalesMedicina naturalSalud

Celidonia menor: sus beneficios para la salud, dosis y precauciones

La celidonia menor es una pequeña planta herbácea que suele desarrollarse ya en marzo. Se encuentra en abundancia en Europa, el norte de África y las zonas occidentales de Asia. Crece principalmente en regiones húmedas. Sus hojas en forma de corazón son brillantes y sus flores son de color amarillo brillante.

Sus raíces tienen forma de tubérculo alargado y suelen parecer higos. Pertenece a la familia de las Ranunculaceae y su nombre científico es Ficaria verna o Ficaria ranunculoides o Ranunculus ficaria. También se le conoce como ranúnculo, hierba de las hemorroides, hierba fic o pequeño rayo.

En la medicina natural se utiliza principalmente la raíz y a veces las hojas. Esta planta contiene quercetina, rutina, protoanemonina, saponósidos, taninos y vitamina C.

Principales indicaciones en medicina natural

Como su nombre vernáculo indica, la hierba de las hemorroides se utiliza para tratarlas. Además, se utiliza para tratar otros tipos de trastornos circulatorios, a saber: hemorragias y ectasia venosa (dilatación anormal de las paredes venosas con formación de edemas). Esta planta también ayuda a aliviar la sensación de piernas pesadas.

Además, gracias a su riqueza en vitamina C, la celedonia menor previene el escorbuto. El escorbuto se refiere a las enfermedades causadas por una deficiencia o carencia de vitamina C.
Esta planta también hace desaparecer las verrugas.

Formas galénicas disponibles

En fitoterapia, encontramos la celidonia menor en forma de tisana o decocción, crema, gel, pomada y tintura madre.

Recomendaciones de uso y dosificación de la celidonia menor

  • Decocción: llevar a ebullición una cantidad de 15 g de raíz de ramita con 1 litro de agua. Cocer a fuego lento durante 2 minutos y luego infusionar durante otros 5 minutos. Colar y dejar enfriar. Este preparado puede aplicarse como cataplasma para tratar afecciones anales.
  • Ungüento: fundir 500 g de vaselina en un baño de agua, añadir 60 g de hojas secas finamente picadas. Remover la mezcla durante 15 minutos, luego filtrar y dejar enfriar. Aplicar el preparado en las partes a tratar 3 veces al día.
  • Crema: 2 aplicaciones al día en las zonas afectadas.

Contraindicaciones y motivos de precaución

El hecho de rozar las hojas trituradas puede provocar inflamaciones cutáneas más o menos graves, que van desde irritaciones hasta la aparición de ampollas. Además, su ingestión puede provocar náuseas, ardor de estómago, irritación de la boca, espasmos, mareos e incluso parálisis. Por lo tanto, debe evitarse la administración oral.

Además, algunos preparados a base de esta planta medicinal no son aptos para las mujeres embarazadas y lactantes. En cualquier caso, antes de cada tratamiento, es mejor consultar previamente a un profesional de la salud para evitar posibles efectos secundarios.

También te puede interesar leer: Combatir la fatiga: las 8 plantas que te ayudan a recuperar tu energía

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.