Nanopartículas, un veneno imperceptible que afecta la salud

Nanopartículas

En la industria en general circula una gran cantidad de materiales con funciones específicas para la elaboración de productos de uso común. Desde la ropa que vistes día tras día, hasta los electrodomésticos que tienes en la cocina. Uno de estos materiales son las nanopartículas, vigentes desde hace años.

Sin embargo, aún no se debate abiertamente sobre los alcances nocivos de estos materiales en la salud humana. Por eso, en esta ocasión te comentamos qué efectos negativos poseen las nanopartículas en el organismo.

¿Qué son las nanopartículas?

Son partículas sumamente finas, más pequeñas que un grano de sal. Estas unidades son empleadas en la fabricación de productos de diferentes sectores del mercado, con funciones variadas.

Por ejemplo, hay nanopartículas que son utilizadas en la producción de ropa deportiva para suprimir los malos olores. Igualmente, están presentes en lociones blanqueadoras de rayos UV. Y en mayor escala para el sector de la construcción, automotriz y alimentación. En este último cumple diferentes propósitos, uno de los más destacados es que permite condensar y matizar los alimentos procesados.

Las nanopartículas y su relación con la salud

Si bien estos pequeños materiales resuelven muchos problemas de producción, también es cierto que tienen alcances negativos en la salud humana. Esto, debido a su inusual e impredecible comportamiento. Lo que puede contribuir al desarrollo de diferentes patologías que pueden afectar la calidad de vida de los consumidores.

Incluso, investigadores se han preocupado por el tema, llegando al punto de enlistar qué alteraciones ocasionan estas unidades en la salud general. Esta son algunas de ellas:

  • Alteraciones en el sistema respiratorio.
  • Patologías en el sistema inmunológico.
  • Variaciones en el ADN.
  • Cáncer.

Uno de los compuestos más peligrosos que hay para la salud humana y que está conformado entre 10% a 40% de nanopartículas, es el dióxido de titanio (aditivo E171). Este compuesto es utilizado en diversos sectores industriales. Sobre todo, a nivel de cosméticos, materiales de construcción y producción de alimentos (dulces).

Un estudio realizado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) dedujo que el E171 es un compuesto altamente cancerígeno, puesto que traspasa la barrera intestinal, alterando el torrente sanguíneo.

Justo por eso, continúan las investigaciones sobre este compuesto para erradicarlo de la sociedad.

A la hora de elegir qué productos consumirás, opta por productos frescos y artesanales. Mientras menos procesados estén, mucho mejor. Este tipo de alimentos está exento de nanopartículas. De este modo, cuidas tu salud y tu bienestar.