Cáncer de próstata y las grasas saturadas: cómo aumentan el riesgo

Un estudio preclínico muestra que las grasas saturadas de la dieta estimulan las células cancerosas que producen el cáncer de próstata; pueden contribuir a la formación de metástasis incurables.

Con una estimación de 71.000 nuevos casos por año en Francia, el cáncer de próstata es el cáncer más común en los hombres. Más de un hombre de cada nueve desarrollará cáncer de próstata durante su vida; pero raramente antes de los 50 años (edad media de diagnóstico: 71).

Afortunadamente, estos cánceres suelen progresar muy lentamente y no son una causa importante de muerte a corto plazo. En otras palabras, incluso después de un diagnóstico de cáncer de próstata, los hombres tienen más probabilidades de morir de otras enfermedades crónicas asociadas con el envejecimiento (enfermedades cardiovasculares, diabetes) que de este cáncer.

Cuando el cáncer de próstata benigno se vuelve metastásico

Sin embargo, la situación es mucho menos halagüeña cuando el cáncer de próstata se vuelve agresivo y hace metástasis. En estos pacientes, los recursos terapéuticos actuales no son capaces de contrarrestar la progresión del cáncer y la enfermedad es invariablemente fatal.

La incidencia del cáncer de próstata metastásico es mucho mayor en los países occidentales que en los países asiáticos; lo que sugiere que ciertos factores del estilo de vida contribuyen a la agresividad del cáncer de próstata. Entre ellas, varias observaciones han sugerido que la dieta occidental, caracterizada por un alto consumo de alimentos procesados con alto contenido de grasas saturadas (como la comida rápida y los platos procesados) puede ser uno de estos factores.

Por ejemplo, la incidencia de este cáncer aumenta 20 veces cuando los japoneses emigran del Japón a Occidente, con el drástico cambio de estilo de vida y dieta asociado a esta migración.

Las células cancerosas de la próstata producen grasa saturada

Esta hipótesis acaba de ser apoyada por los resultados de un estudio pre-clínico de un grupo de científicos de la Universidad de Harvard. Al comparar el perfil genético de las muestras de cáncer de próstata localizado (no invasivo) con el de los cánceres metastásicos invasivos, observaron en primer lugar que la mayoría de las metástasis habían perdido dos genes que se sabe que impiden el crecimiento de los tumores, a saber, el PTEN y el PML.

Estas pérdidas genéticas son probablemente críticas para la progresión del cáncer de próstata hasta la metástasis, ya que el análisis del tejido prostático de los pacientes muestra una fuerte correlación entre la ausencia de estos dos genes y la muerte por metástasis en la próstata.

Una consecuencia involuntaria de la pérdida de estos dos genes es un gran aumento de la producción de grasa por parte de las células cancerosas. El grupo de investigación observó que las células cancerosas de la próstata que carecen de PTEN y PML se caracterizan por la hiperactivación del metabolismo de los lípidos; incluido un aumento significativo de la producción de grasas saturadas. Estas grasas están implicadas en la progresión del cáncer de próstata; ya que la adición de un inhibidor de la síntesis de lípidos (fatostatina) reduce drásticamente la formación de metástasis en los modelos preclínicos.

La grasa saturada desencadena la formación de metástasis

Esta implicación de las grasas saturadas en la progresión del cáncer de próstata hasta la metástasis no parece limitarse a las grasas producidas por las propias células cancerosas. Utilizando ratones transgénicos en los que se habían eliminado los genes PTEN y PML, los autores del estudio encontraron que los tumores de la próstata hacían metástasis sólo ligeramente cuando los animales consumían su habitual dieta baja en grasas, principalmente basada en plantas.

Sin embargo, cuando se añadió manteca de cerdo (una fuente rica en grasas saturadas) a la dieta, se descubrió que las células cancerosas acumulaban grandes cantidades de grasas saturadas; y que esta acumulación estaba correlacionada con un marcado aumento del número de metástasis.

Se recomienda una dieta baja en grasas saturadas

En otras palabras, la presencia de grandes cantidades de grasas saturadas en la dieta actúa como una especie de «disparador»; esto promueve la agresividad de las células cancerosas de la próstata e induce la formación de metástasis.

En el caso de los hombres con cáncer de próstata mínimamente invasivo, se recomienda una dieta baja en grasas saturadas. Por ejemplo limitando el consumo de alimentos procesados industrialmente; podría por lo tanto ayudar a prevenir la metástasis del cáncer y evitar así la muerte prematura por la enfermedad.

También le puede interesar leer: Cáncer de próstata y los alimentos: cómo la dieta lo estimula o lo bloquea