Nutrición

10 beneficios de la kombucha para la salud

No hay muchos estudios rigurosos sobre la kombucha, pero los aficionados a esta bebida destacan sus beneficios, como la mejora de la salud intestinal y del estado de ánimo. ¿Cuál es la verdad?

Es probable que ya haya oído hablar de al menos uno de los supuestos beneficios de la kombucha. Pero si no sabe mucho sobre esta bebida, probablemente siga preguntándose: ¿es té, refresco, vino u otra cosa?

En pocas palabras, la kombucha es una bebida fermentada que se elabora añadiendo bacterias y levaduras a una mezcla de té negro o verde y azúcar. Los ingredientes utilizados para elaborar kombucha pueden parecer básicos. Sin embargo, la bebida se ha hecho cada vez más popular como fuente potencial de probióticos, que son organismos vivos que ayudan a equilibrar la flora intestinal, según un estudio publicado en diciembre de 2015 en la revista Journal of Chemistry.

- Publicidad -

Suena genial, ¿verdad? Es importante controlar las expectativas al tomar esta bebida. Aunque muchas personas consideran que la kombucha es un alimento beneficioso para el intestino, lo cierto es que las investigaciones sobre esta bebida gaseosa son limitadas.

¿Cuáles son los posibles beneficios de la kombucha?

No obstante, las primeras investigaciones sugieren que la kombucha podría mejorar su salud intestinal y mucho más. Aquí se exponen algunos de los beneficios potenciales que los investigadores aún están explorando.

  1. Puede aliviar el estreñimiento

Como fuente potencial de probióticos, uno de los supuestos beneficios para la salud de la kombucha es su capacidad para equilibrar las bacterias buenas del intestino y aliviar algunos problemas gastrointestinales, pero se necesita más investigación.  Un estudio publicado en abril de 2014 en Food Microbiology examinó los componentes microbianos de la kombucha e identificó una «prominente población de lactobacilos» en la bebida. El lactobacilo es un tipo común de probiótico, por lo que es plausible que la kombucha pueda estabilizar el tracto digestivo y ayudar a prevenir infecciones e inflamaciones. Y si es así, beber kombucha podría mejorar el síndrome del intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal, la hinchazón y el estreñimiento.

  1. Puede ayudar a aumentar el metabolismo

Si lo que quiere es perder unos kilos de más, probablemente se planteará cualquier cosa que pueda aumentar su metabolismo. La kombucha no es una bebida milagrosa para perder peso. Pero gracias al epigalocatequina-3-galato (EGCG) que se encuentra en el té verde de algunos tipos de kombucha, podría ser el secreto de un metabolismo ligeramente más rápido.

El EGCG es una catequina, un compuesto que se encuentra en el té verde. Según una revisión publicada en mayo de 2017 en el Journal of Nutritional Biochemistry, las catequinas tienen el potencial de aumentar la tasa metabólica en adultos. Pero los estudios existentes sobre el tema son breves y pequeños, y los autores de la revisión señalan que se necesita más investigación para conocer los verdaderos efectos del EGCG sobre el metabolismo.

  1. Puede desempeñar un papel en la prevención del cáncer

También hay cada vez más pruebas de que la kombucha puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer, aunque se necesita más investigación. Esto se debe a las propiedades antioxidantes de la kombucha, ayudan al organismo a deshacerse de los radicales libres y otras sustancias nocivas que favorecen el crecimiento de las células cancerosas, señala el Journal of Nutritional Biochemistry. Un estudio publicado en el número de enero-febrero de 2013 de Biomedicine & Preventive Nutrition descubrió que la kombucha inhibe la angiogénesis, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos.

El estudio puso de relieve que el cáncer de próstata depende de la angiogénesis, lo que significa que nuevas células sanguíneas pueden alimentar y contribuir al crecimiento de estos tumores. Al inhibir la angiogénesis, los investigadores concluyeron que la kombucha podría ayudar a disminuir la supervivencia de las células del cáncer de próstata. Por supuesto, se necesita más investigación. Según el Journal of Nutritional Biochemistry, entre los compuestos de la kombucha que pueden ayudar a inhibir el crecimiento del cáncer se encuentran los polifenoles, el ácido glucónico, el ácido glucurónico, el ácido láctico y la vitamina C.

  1. Puede reducir la inflamación

La inflamación crónica está implicada en casi todos los problemas de salud, incluidas las enfermedades cardíacas, la diabetes, la artritis, las alergias y las enfermedades respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según un artículo de junio de 2019 en StatPearls. La kombucha no es una opción de primera línea para el tratamiento de enfermedades crónicas, pero la bebida puede complementar su dieta saludable, su estilo de vida y su régimen de medicación. De hecho, los tés utilizados para elaborar kombucha contienen polifenoles, antioxidantes que pueden reducir la inflamación del organismo, según el Journal of Chemistry.

- Publicidad -

La comunidad científica también está cada vez más convencida de que el consumo de alimentos respetuosos con el intestino puede ayudar a reducir la inflamación del tracto intestinal, y para esto en particular, la kombucha puede ser útil, señala una revisión publicada en febrero de 2015 en Microbial Ecology in Health and Disease. La inflamación subyace a algunas afecciones gastrointestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal, y las investigaciones sugieren que la inflamación de bajo grado puede contribuir al síndrome del intestino irritable. Esta inflamación puede ser el resultado de un desequilibrio entre las bacterias buenas y malas del intestino, lo que se conoce como disbiosis intestinal. La idea es que cuando las bacterias malas toman el relevo de las buenas, se desencadena una respuesta del sistema inmunitario, y es esta respuesta la que conduce a la inflamación, sugiere la revista Microbial Ecology in Health and Disease.

  1. Puede ayudar en el tratamiento de la depresión

Los síntomas de la depresión varían de una persona a otra, pero pueden incluir un sentimiento general de tristeza y desesperanza. La depresión también puede causar problemas como insomnio, falta de concentración y de energía. Pero la kombucha puede proporcionar cierto alivio, ayudando a mejorar tu estado de ánimo al aumentar la producción de hormonas del bienestar, como la serotonina. No se han realizado estudios que relacionen específicamente la kombucha y la depresión. Pero un análisis publicado en febrero de 2017 en la revista Annals of General Psychiatry sugiere que algunos trastornos psiquiátricos pueden estar relacionados con cambios en el microbioma (el entorno de las bacterias en el intestino), por lo que cada vez hay más pruebas de que los probióticos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión y la ansiedad.

El 95% de la serotonina se produce en el intestino, no en el cerebro, por lo que una salud intestinal óptima también es importante para la salud mental y la regulación del estado de ánimo. Por eso siempre es importante tener en cuenta la salud intestinal para mejorar el estado de ánimo y combatir la depresión.

  1. Puede ayudar a reforzar el sistema inmunitario

Los beneficios de la kombucha para la salud intestinal también pueden reforzar el sistema inmunitario. Es importante tener en cuenta que el aparato digestivo y el sistema inmunitario están estrechamente relacionados. El revestimiento de los intestinos crea anticuerpos que ayudan a proteger el organismo, según John Hopkins Medicine. Una gran parte del sistema inmunitario se encuentra en el intestino, concretamente alrededor del 70%, según un estudio. Una salud intestinal óptima es la clave de un sistema inmunitario fuerte. Las bacterias fermentadoras de la kombucha pueden reforzar la inmunidad, gracias a la dosis de bacterias buenas que aporta.

  1. Puede favorecer la salud del hígado

Del mismo modo, la kombucha puede mejorar la salud del hígado debido a su capacidad potencial para desintoxicar el organismo. Así que, con el tiempo, tomar esta bebida puede reducir la carga de trabajo del hígado, según el Journal of Chemistry.  En el estudio de Biología Farmacéutica, las ratas a las que se administró kombucha también mostraron niveles reducidos de sustancias reactivas al ácido tiobarbitúrico en el hígado. Este compuesto orgánico es una medida del daño celular y tisular. Se necesitan más investigaciones clínicas para determinar si estos efectos beneficiosos se mantienen.

  1. Puede mejorar la salud cardiovascular

Las cardiopatías aumentan el riesgo de ictus o infarto de miocardio, pero los cambios saludables en el estilo de vida pueden mejorar su salud cardiovascular.

Por ejemplo, una dieta sana rica en verduras, fruta, cereales integrales y proteínas magras. También deberías hacer ejercicio, tomar medicación y, sí, incluso kombucha. El beneficio potencial reside en la capacidad de la kombucha para influir positivamente en los niveles de colesterol, según la investigación del Journal of Chemistry.

Los investigadores necesitan realizar más estudios en humanos para confirmar la eficacia de la kombucha sobre el colesterol. Pero según un estudio publicado en abril de 2015 en Pharmaceutical Biology, las ratas a las que se administró kombucha mostraron niveles más bajos de LDL (colesterol «malo») y más altos de HDL (colesterol «bueno»). Se necesita más investigación, pero futuros estudios podrían revelar de forma similar que la kombucha mejora los niveles de colesterol en humanos. Sólo el tiempo lo dirá.

- Publicidad -
  1. Ayuda a mantener un peso saludable

La kombucha puede ser una bebida alternativa si te gustan los refrescos o los zumos de frutas pero buscas una bebida con menos calorías y azúcares para perder o mantener tu peso. El azúcar contiene muchas calorías vacías y, si se consume en exceso, se corre el riesgo de ingerir más calorías de las que se gastan, con el consiguiente aumento de peso. Recuerde que la kombucha no está exenta de azúcar (la mayor parte del azúcar se fermenta, pero queda algo en el producto final).

  1. Puede contribuir a reducir los niveles de azúcar en sangre

Beber kombucha también puede ser beneficioso para las personas resistentes a la insulina o que padecen diabetes. Según un estudio, el té puede inhibir la α-amilasa, una proteína del páncreas responsable del aumento de los niveles de glucosa postprandial (después de las comidas). Según el estudio de Biología Farmacéutica, la kombucha tuvo un efecto curativo en ratas diabéticas al cabo de 30 días, y también mejoró su función hepática y renal. Es necesario seguir investigando, pero los resultados sugieren que la kombucha podría utilizarse algún día como tratamiento complementario de la diabetes, además de los enfoques tradicionales como la pérdida de peso, la dieta, el ejercicio, la medicación oral y la insulina.

Sabores disponibles para la kombucha

Afortunadamente, si quieres probar la kombucha, no tienes por qué hacerla tú mismo, pero es una opción. La kombucha puede adquirirse en tiendas naturistas. Encontrará una gran variedad de sabores para tentar a su paladar. Aquí tiene algunos ejemplos de sabores de kombucha:

  • Jengibre
  • Té verde
  • Frambuesa
  • Arándanos
  • Limón

Puede interesarle: 9 razones por las que las coles de Bruselas son buenas para la salud

3.3/5 - (3 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.