¿Por qué la dieta no está funcionando? 5 causas que te pueden afectar

dietas

Las dietas son promocionadas como la forma más confiable para rebajar esos kilos indeseados. Sin embargo, el abuso de estos regímenes alimenticios o una mala gestión nutricional, pueden repercutir gravemente en el cuerpo, creando un efecto rebote.

Son muchos los motivos por los cuales tu plan para eliminar esas calorías puede no estar funcionando como debería, en esta nota queremos centrarnos en las 5 causas más comunes que llevan a que la dieta falle.

1.     Reducir las calorías y tener poca actividad física

Las restricciones en las dietas siempre tienen un efecto rebote, sobretodo si no se les complementa con la debida actividad física. Puedes reemplazar los alimentos que consideres dañinos debido a su exceso de calorías por unos más sanos y ligeros, pero sin ejercicio solo acumularás más grasa.

2.     Tu dieta exige fuerza de voluntad

Decirles adiós a esas ricas comidas en beneficio de la salud llega a ser motivacional, pero el engaño y sobretodo, la sensación de lo prohibido nos puede jugar una mala pasada. Esto abre campo a aquellos escapes, como son los bocadillos nocturnos o escapes a comer durante la rutina, que pueden terminar convirtiéndose en graves desórdenes alimenticios.

3.      No le confíes tu salud a las dietas milagrosas

Este tipo de dieta son de las dietas más publicitadas, regularmente exageran los resultados con el fin de vender sus productos a la mayor cantidad de personas posible. Pueden ser milagrosas al momento de perder los kilos, pero dejar la dieta o faltar a la rutina puede repercutir negativamente en el cuerpo, devolviendo el peso que creías perdido, quizás hasta ganes un par de kilitos de más.

4.      ¿Bebes suficiente agua durante la dieta?

El agua es sumamente importante para la pérdida de peso debido a su capacidad para ayudar a procesar la cantidad de alimentos que consumes. Además, que puede ser tu mejor aliado al momento de controlar la ansiedad que produce el cambio en los hábitos alimenticios. Asegúrate de beber al menos 8 vasos de agua al día para ayudar a tu organismo y cuidar la integridad de tus órganos vitales.

5.      Dejar de comer o saltarse comidas

Hacer una dieta no significa someter a tu cuerpo a largas horas sin comer, de hecho, lo más importante es regular el consumo de alimentos altos en grasas negativas. No dejes de comer por tu dieta, esto puede afectar negativamente tu salud además de descontrolar tu metabolismo, impidiéndole procesar adecuadamente los alimentos.

Procura mantener una dieta acorde con tu metabolismo, no todos los cuerpos procesan los alimentos igual. Acude a un nutricionista para que te indique la dieta correcta según tus necesidades y mantén mente positiva para que llegues a tener ese cuerpo sano que deseas.