Efectos nocivos del alcohol en el organismo

Aunque muchos lo desconocen, el alcohol también es una droga depresiva que afecta el sistema nervioso central. Es adictiva, neuro­tóxica y muy dañina para la salud cardiovascular.

Si se ingiere en dosis bajas y de manera ocasional, sus efectos pueden ser reversibles. Sin embargo, si se abusa en su consumo por medio de dosis elevadas y con una frecuencia continua, las consecuencias para el organismo son letales.

Por eso, en esta nota te enlistamos cuáles son los efectos colaterales que produce el alcohol.

¿Cuáles son los efectos del alcohol en el organismo?

Estos varían de acuerdo a la cantidad ingerida, la frecuencia, entre otros factores. De igual modo, sus efectos más usuales son los siguientes:

●       Inhibe las funciones cerebrales

A nivel del cerebro, el consumo excesivo y sostenido de alcohol altera las funciones de la región frontal. Por ende, reduce la capacidad de memoria, concentración, atención y autocontrol. De esta manera afecta significativamente las actividades diarias, y entorpece la rutina laboral.

●       Produce desgaste en la mucosa del estómago

Cuando se trata de un consumo mínimo y esporádico, el alcohol puede incrementar las secreciones altas en ácidos, optimizando el proceso digestivo. Sin embargo, cuando se ingiere en exceso, genera erosiones en la mucosa del estómago a causa del etanol que, como bien sabemos, se trata del principal compuesto del alcohol.

●       Aumenta la actividad cardíaca

Todo alimento o bebida que consumimos causa algún efecto a nivel del corazón, directa o indirectamente. En este caso, el consumo excesivo del alcohol incrementa los niveles de actividad cardíaca, lo que agiliza el pulso. Esto provoca agotamiento físico y debilidad. Cuando el alcohol entra en contacto con la sangre, genera la reducción de azúcares presentes en la circulación.

●       Altera el sistema respiratorio

A nivel de los pulmones, el alcohol provoca una aceleración descontrolada de la respiración. De hecho, si los niveles circulantes de esta droga llegan a ser excesivamente elevados, puede afectar la respiración.

●       Provoca molestos síntomas

Para finalizar, el consumo elevado de alcohol produce náuseas, vómitos, cefaleas, transpiración excesiva, descontrol emocional, comportamientos impulsivos, entre otros.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) un consumo tolerable de alcohol no debe ser mayor a dos copas de vino o bien, una cerveza al día, en el caso de los hombres y la mitad de esta cantidad para las mujeres.