Bienestar

Consejos para limpiar las uñas y evitar hongos e infecciones

Una correcta higiene de manos y pies implica la limpieza y el corte de las uñas. La suciedad y los agentes patógenos pueden acumularse bajo las uñas y propagar infecciones. Aunque puede ser difícil limpiar estas zonas, seguir ciertos consejos y mantener una buena higiene de las uñas puede ayudar a las personas a reducir el riesgo de posibles complicaciones.

Las uñas de los dedos de las manos y de los pies son las estructuras que se encuentran al final de los apéndices, como los dedos de las manos y de los pies. Están formados principalmente por una sustancia llamada queratina y desempeñan un papel en el tacto, permitiendo que las personas se rasquen. Las uñas sanas suelen tener características como un tamaño y una forma uniformes, y un aspecto liso y brillante. Muchas enfermedades pueden afectar a las uñas, y algunas pueden prevenirse manteniendo las uñas limpias y secas.

Como las personas suelen utilizar sus uñas para diversas tareas, no es raro descubrir suciedad, bacterias, hongos y células muertas bajo la uña. Un buen cuidado e higiene de las uñas puede ayudar a prevenir la acumulación de material no deseado y la transmisión de enfermedades. Para limpiar eficazmente debajo de las uñas se puede utilizar jabón, agua y un cepillo de uñas suave.

En este artículo, sugerimos cómo limpiar las uñas de las manos y los pies y destacamos la importancia de la higiene de manos y pies.

¿Cómo se limpian las uñas?

Puede ser fácil no limpiar adecuadamente o con frecuencia las uñas, lo que puede permitir que la suciedad se acumule con el tiempo. Lo ideal es que se limpien las uñas cada vez que se laven las manos. Normalmente se trata de frotar la parte inferior de las uñas con agua y jabón y un cepillo de uñas. A algunas personas les resulta más fácil limpiarse las uñas durante o después de la ducha o el baño. Del mismo modo, para los cuidadores que limpian las uñas de los niños, es aconsejable utilizar una combinación de jabón, agua y un cepillo de uñas o de dientes suave para mantener limpia la parte inferior de la uña. Además, cualquier herramienta de aseo de uñas debe limpiarse a fondo antes de su uso.

Para algunas personas puede ser difícil seguir este consejo al pie de la letra. Sin embargo, es importante que las personas traten de limpiar sus uñas adecuadamente y con frecuencia, siempre que sea posible.

¿Por qué hay que limpiarse las uñas?

Como explica un estudio de 2017, es muy fácil que las personas transmitan involuntariamente patógenos de las manos al cuerpo a través de los ojos, la boca o la piel. Esto puede ocurrir cuando la gente se frota los ojos, come con las manos o se rasca la piel. Las uñas también pueden contener una serie de bacterias. Esto es especialmente cierto en el caso de las uñas largas, que son más propensas a arrastrar suciedad y mugre. Sin embargo, las uñas limpias albergan menos patógenos, lo que supone un claro incentivo para mantener una buena higiene de las uñas. Además de las bacterias, los patógenos de las uñas también pueden ser hongos. Por ejemplo, un tipo de hongo conocido como dermatofitos es una causa común de infecciones en las uñas y puede provocar onicolisis. Las infecciones de las uñas pueden provocar la decoloración y el engrosamiento de las mismas, y hacer que sean más propensas a agrietarse y romperse.

Además, las infecciones por parásitos también pueden ser consecuencia de una mala higiene de las uñas. Las lombrices son un tipo de parásito que puede transmitirse por vía fecal-oral. Se trata de la transferencia de huevos infecciosos de lombrices desde el ano a la boca de la persona, lo que puede hacerse directamente a través de las manos. Por ello, una buena higiene de las uñas puede ayudar a prevenir diversas afecciones de las mismas.

Consejos para el cuidado de las uñas

Estos son algunos consejos para ayudar a mantener unas uñas sanas:

  • mantener las uñas limpias y secas
  • cortar las uñas en línea recta
  • utilizar una lima para eliminar cualquier corte en la uña
  • no hay que morderse las uñas
  • no utilizar las uñas para abrir latas o como herramienta
  • cortarse las uñas regularmente
  • llevar un calzado bien ajustado
  • llevar chanclas en las piscinas y duchas públicas
  • nunca jalar las uñas

Además, hay que desinfectar los utensilios de aseo de las uñas y prestar atención a cualquier cambio de color, textura o forma de la uña, ya que puede indicar una infección.

Las personas también pueden tomar medidas para reducir el riesgo de infecciones en las uñas. Por ejemplo, las personas pueden llevar un calzado adecuado cuando vayan a la piscina o al sauna, o usar guantes si trabajan en un entorno húmedo para ayudar a prevenir las infecciones por hongos.

Riesgos y consideraciones

Es importante utilizar herramientas adecuadas para las uñas y desinfectarlas regularmente antes de usarlas. Esto es especialmente importante si varias personas comparten las herramientas, como la pareja, los familiares o las personas de un salón de manicura. Además, es aconsejable limpiar y cuidar las uñas adecuadamente para evitar lesiones, por ejemplo, ejerciendo la presión adecuada al utilizar un cepillo de uñas, utilizando una técnica apropiada al recortarlas y dejando las cutículas tranquilas.

Las cutículas son la fina capa de piel que cubre la parte inferior de la uña. Cortar esta zona puede aumentar el riesgo de infección de las uñas.

Cómo limpiar las uñas de los pies

Al igual que la limpieza de las uñas de los dedos puede mejorar la salud de las manos, la limpieza de las uñas de los pies puede contribuir a la salud de los pies. Aunque hay menos posibilidades de que los agentes patógenos pasen de las uñas de los pies a otras partes del cuerpo, sigue siendo importante practicar una buena higiene y limpiarlas regularmente para evitar que se produzcan infecciones. La limpieza de las uñas de los pies sigue pautas similares a las de las uñas de las manos, pero puede ser ligeramente más difícil debido a la posición de los pies. Es importante esterilizar el equipo y utilizar técnicas de corte de uñas adecuadas. También es importante evitar el uso de herramientas afiladas para limpiar debajo de las uñas de los pies y secar los pies después de la limpieza para reducir el riesgo de infección.

Resumen

La limpieza de las uñas es una parte importante para mantener un cuidado e higiene adecuados de las mismas. Es una técnica sencilla y eficaz que puede ayudar a reducir el riesgo de infecciones, que podrían afectar a las uñas o a otras partes del cuerpo. Se aconseja a las personas que se limpien las uñas de las manos y de los pies con regularidad utilizando la técnica adecuada y un equipo estéril. Para ello, se suele utilizar un cortaúñas, jabón, agua y un cepillo suave para cortar las uñas y ayudar a eliminar el material de debajo de la uña.

Puede interesarle: Serotonina : la hormona del bienestar y de la felicidad