BienestarEstilo de vidaNutrición

Comer rápido: síndrome metabólico y aumento de peso

publicidad

Comer rápido se asocia con un riesgo 5 veces mayor de desarrollar un síndrome metabólico en comparación con comer despacio.

La forma en que comemos puede tener una importante influencia en el comportamiento alimentario, en particular a través de los diferentes mecanismos que intervienen en la saciedad. Por ejemplo, en los últimos años, el despertar de todos los sentidos al comer, el principio de comer con plena conciencia, ha surgido como una forma de percibir mejor las señales de saciedad y así limitar la cantidad de comida ingerida. Por el contrario, es fácil considerar que comer rápidamente, en plena «inconsciencia», tiene el efecto contrario. Pero de ahí a traducirse concretamente en un aumento de peso y el riesgo de síndrome metabólico en unos pocos años…

Coma despacio, moderadamente o rápidamente

Sin embargo, esto es lo que surge de este estudio realizado por investigadores de la Universidad de Hiroshima en Japón, y cuyos resultados fueron presentados en las sesiones científicas de la American Heart Assocation. Más de 1.000 sujetos con una edad media de 51,2 años, libres de síndrome metabólico, participaron en este estudio de 5 años. Los investigadores reunieron una variedad de información sobre el estilo de vida, los hábitos alimenticios, la actividad física y la historia médica. Dividieron el grupo en tres grupos según la rapidez con que comían: lento, medio y rápido.

Comer rápido: un aumento de 5 veces el riesgo de síndrome metabólico

Los resultados muestran claras diferencias según la velocidad con que los participantes comen sus comidas: los que comen rápido tienen el doble de probabilidades de desarrollar el síndrome metabólico en comparación con los que comen en promedio, y cinco veces más de probabilidades de desarrollarlo en comparación con los que comen despacio. También se encontró que la velocidad de consumo de alimentos estaba correlacionada con el aumento de peso, los triglicéridos y los niveles de colesterol HDL (bajo). Para el autor principal, el Dr. Takayuki Yamaji, comer más despacio puede ser un cambio crucial en el estilo de vida que puede ayudar a prevenir el síndrome metabólico.

También te puede interesar leer: Comer más y seguir perdiendo peso: trucos para poder lograrlo

Fuente:

Takayuki Yamaji ,  Slow Down, You Eat Too Fast: Fast Eating Associate With Obesity and Future Prevalence of Metabolic Syndrome. Circulation. 2017;136:A20249

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.