Semillas germinadas: nutritivas y fáciles de consumir

Semillas germinadas

La antigua costumbre de comer semillas germinadas o germinados ha vuelto para quedarse. Ideales para consumir algo saludable mientras esperas la comida principal, te contamos más sobre sus propiedades medicinales y por qué son tan populares.

Entendiendo los germinados y brotes

Cuando hablamos de semillas germinadas, tenemos que entender su estructura básica, la cual se caracteriza por tener un germen o embrión. Por otro lado, la cáscara es una especie de envoltura protectora que contiene una reserva nutricional que permite que el alimento crezca y se convierta en una planta.

El proceso de germinación requiere de condiciones adecuadas para que los pequeños tallos y hojas comiencen a aparecer. Es el momento en que el embrión pasa de una vida latente a una fase activa. Esta transición requiere de una gran variedad de nutrientes que favorecen el crecimiento adecuado.

Al consumir germinados, estás incorporando un alimento vivo cuyo valor nutricional aumenta debido a su desarrollo. Esto se manifiesta en clorofila, fibra, diversos aminoácidos, enzimas, oligoelementos, vitaminas y minerales. Así se incorpora de forma saludable una buena cantidad de micronutrientes fáciles de preparar y asimilar.

En cuanto a los brotes (aparecen las hojas), puedes comerlos enteros y es preferible consumirlos crudos. Se trata de alimentos predigeridos que ayudan al proceso digestivo y están indicados para estómagos delicados. Dicha cualidad de fácil absorción, permite que el cuerpo trabaje menos, facilitando el proceso de recuperación.

Puedes hacer tus propios germinados

Si desconfías de las semillas germinadas y brotes que ofrecen las tiendas online u offline, puedes hacer los tuyos en casa. Así te aseguras de consumir un alimento que no contiene agentes químicos como insecticidas o pesticidas. Al igual que en la escuela, es un procedimiento sencillo que puedes compartir con tus hijos.

La ventaja es que puedes usar cualquier semilla, hortaliza o legumbre para crear tus propios germinados. Los puedes obtener de lentejas, soja, quinoa, avena, brócoli, trigo, rábanos y mucho más.

Además, sirven como botanas o pasapalos para picar y complemento a tus recetas favoritas. Te recomendamos agregarlos crudos a la comida caliente para que no pierdan sus propiedades nutricionales debido a la sobrecocción.

No hace falta invertir una fortuna para agregar más alimentos saludables a tu dieta. Las semillas germinadas o germinados y brotes son un complemento nutricional para ti y tu familia. Todos se benefician de sus propiedades terapéuticas y se pueden divertir mientras los cultivan en casa durante cualquier época del año.