BienestarEstilo de vida

Dientes blancos y sanos: tres secretos para lograrlo

La higiene dental también tiene una influencia directa en su apariencia. La mejor manera de tener unos dientes blancos para una sonrisa brillante es limpiarlos a diario, pero un cepillo de dientes tradicional puede no ser suficiente, es mejor reemplazarlo por un cepillo de dientes eléctrico. Para aquellos a los que no les gusta el hilo dental o tienden a usarlo con demasiada frecuencia, usar un cepillo de dientes casero es la mejor opción.

Cómo cepillarse los dientes

Como dijimos, la higiene es la primera fuerza de nuestros dientes. Todos los días comemos o bebemos sustancias que pueden detenerse en el esmalte de los dientes o en los intersticios. A la larga, estas sustancias se transforman en manchas antiestéticas; en la mayoría de los casos las patologías que afectan a los dientes y las encías son causadas por depósitos de placa bacteriana.

Para evitarlo, es esencial cepillarse los dientes por la mañana tan pronto como se despierte y por la noche antes de irse a la cama. Sin embargo, es necesario hacerlo de manera correcta, tratando de eliminar la mayor parte de la placa y los residuos de alimentos que, lamentablemente, tienden a esconderse en las zonas más difíciles.

Secretos para tener dientes blancos y sanos

Las ventajas de un cepillo de dientes eléctrico

El primer paso para una sonrisa blanca y brillante es el cepillado regular de los dientes con un cepillo eléctrico. Estos dispositivos permiten obtener excelentes resultados, gracias a la rotación del cabezal del cepillo que se escabulle justo donde se esconde la placa. En el mercado también se pueden encontrar cepillos de dientes que producen ondas sonoras, que limitan aún más la presencia de placa en los dientes. Un secreto extra para mantener los dientes sanos, evitando la acumulación de placa en los espacios entre los dientes.

Uso de hilo dental para unos dientes blancos y sanos

Tal vez no todos lo sepan, pero el hilo dental es un amigo precioso para nuestra sonrisa; esto es porque llega justo donde el cepillo de dientes a menudo no llega. Estamos hablando del espacio interdental, donde pequeños residuos de comida, bacterias y placa se anidan más fácilmente, incluso después de cepillarse los dientes. Lamentablemente, muchas personas utilizan el hilo dental sólo de manera esporádica, lo que deja espacio libre para las bacterias y las manchas causadas por la acumulación de sustancias específicas, como el café, el regaliz o los residuos del humo del cigarrillo.

El espacio entre los dientes representa alrededor del 40% de toda la superficie dental, por lo que estamos hablando de una gran parte, que a menudo no conseguimos limpiar tan bien. También hay que tener en cuenta que el uso del hilo dental no siempre es práctico, lo que hace que sea una actividad que consume mucho tiempo. Por otro lado, sólo toma 60 segundos con el hilo dental para unos dientes blancos y perfectamente sanos.

El hidropulsor

En la limpieza profunda de los dientes nos ayuda el hidropulsor; es un pequeño aparato doméstico capaz de producir un fino flujo de aire y micro gotas, agua o incluso enjuague bucal. Estas gotitas se insertan en el espacio interdental y rompen la placa bacteriana, que luego es arrastrada por el agua misma. Algunas investigaciones han demostrado que el uso de un hidropulsor, al menos una vez al día, permite limitar el sangrado de las encías y evitar también otros trastornos.

 

Fuente: Traducido de NewsRepublic.com – iGossip

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.