Bienestar

Conoce los tratamientos más eficientes para los trastornos de erección

La sexualidad de una pareja puede verse afectada por diversas causas, siendo las más comunes el estrés, cansancio, poco deseo sexual, falta de interés y disfunción eréctil. Esta última condición, además de perjudicar a los hombres físicamente, ejerce un efecto negativo en su autoestima. Esto hace que les cueste comentar su situación y buscar un tratamiento adecuado.

La disfunción eréctil con frecuencia se confunde con las fallas sexuales asociadas a estrés, cansancio, agotamiento físico y mental, o ansiedad. Lo que diferencia a ambas condiciones es que la interrupción sexual ocurre de forma ocasional y suele ser pasajera.

En cambio, la disfunción eréctil ocurre constantemente, incluso durante meses y afecta a los hombres tanto física como psicológicamente. Es importante identificar cuál de estas condiciones es la que se experimenta para sacar el máximo beneficio del tratamiento.

Conversar sobre el problema es importante

La disfunción eréctil no solo causa daño físico y psicológico al hombre que la padece, sino que también afecta a la pareja. Por eso, es de vital importancia acudir con un profesional para que ambos puedan aprender a sobrellevar esta condición de salud. Es fundamental que la pareja esté enterada de lo que ocurre para que pueda brindarle apoyo y evitar una frustración sexual aún mayor.

La única opción para superar esta crisis íntima es consultar al especialista en pareja. Así se podrá obtener un tratamiento adecuado y eficaz para recuperar la confianza y la vida sexual lo antes posible.

Tipos de tratamientos indicados para la disfunción eréctil

 

  • Tratamiento hormonal

Se receta cuando existe fatiga, grasa abdominal y una gota de testosterona. Es un tratamiento que debe ser monitoreado constantemente por el especialista y es administrado por periodos temporales. Su objetivo es tonificar los músculos y aumentar la libido.

  • Tratamiento oral

Este es el tratamiento más común recetado por los especialistas, ya que es de fácil administración y no necesita un monitoreo exhaustivo. Generalmente consiste en dosis de estimulantes musculares que acompañados de estímulos sexuales como besos y caricias mejora la circulación de la sangre para mantener la erección. Sin embargo, este tratamiento puede estar contraindicado para hombres con afecciones cardiacas.

  • Tratamiento local

En este caso se inyectan vasodilatadores en el cuerpo del pene que ayudan a experimentar una erección rápida y duradera sin necesidad de un estímulo sexual previo. Este tipo de tratamientos suele causar temor a los hombres, pero la inyección no es dolorosa. No obstante, cuando la disfunción eréctil es causada por afecciones graves como cáncer de próstata, paraplejia o esclerosis múltiple este tratamiento no es recomendado.

  • Implantes de pene

Se considera el último recurso para tratar la disfunción eréctil cuando otros tratamientos no han dado buenos resultados. Es un tratamiento factible en hombres cuyo trastorno sexual se debe a patologías como diabetes o problemas cardiacos. Las prótesis mejoran la calidad de vida íntima, pero es necesario el consentimiento del paciente y la pareja para colocarla y se elegirá siguiendo su historial clínico. El implante de pene se puede colocar a cualquier edad.

Ante la aparición de este problema, lo mejor es consultar con un especialista. De esta manera, con los tratamientos adecuados, podrás recuperar tu vida sexual de manera exitosa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.