¿Niños con ansiedad? Aprende a identificar este trastorno

47858672 - portrait of sad little girl sitting near the window at home at the day time

La ansiedad es una emoción tan básica que puede presentarse en cualquier ser humano, incluso niños. A pesar de que en muchos casos se pueda creer que es un sentimiento exclusivo de los adultos como consecuencia de las preocupaciones diarias, la verdad es que muchos niños pueden llegar a sufrir de este trastorno.

En muchos casos puede llegar a ser tan fuerte que se manifiesta con síntomas físicos, dolores de cabeza y estómago, sudoraciones, insomnio, manos húmedas y palpitaciones.  Es por esto que poder identificar la ansiedad se vuelve clave para poder tratarla a tiempo.

¿Qué es la ansiedad?

Comencemos por definir este término, que se ha vuelto tan común hoy en día. La ansiedad se puede definir como una emoción humana básica que aparece como respuesta natural a una situación de amenaza o peligro.

Si bien, todos hemos experimentado ansiedad en algún momento de nuestras vidas, cuando se vuelve una situación permanente se convierte en un problema, que puede llevar a afectarnos físicamente.

En los niños es totalmente normal experimentar ansiedad ante situaciones nuevas, y a medida que van descubriendo el mundo y aprendiendo a relacionarse con otros. Sin embargo, a medida que van creciendo pueden ir mejorando y preparándose para manejar mejor estas situaciones.

¿Cómo se presenta la ansiedad en niños?

1.       Trastorno de ansiedad por separación

Si bien sentir cierta angustia y nerviosismo ante la separación de personas queridas y cercanas es algo normal y parte del crecimiento del niño. Cuando esta sensación es demasiado fuerte frente a las separación cotidiana de sus padres o adulto a cargo,  puede ser señal de un trastorno de ansiedad.

2.       Fobia social

Parte del crecimiento de todo niño es conocer nuevas personas, relacionarse con otros niños y participar en actividades grupales en clases de música, educación física, entre otros. Sin embargo, existen niños que sienten una intensa ansiedad ante situaciones sociales.

Estos niños que presentan fobia social, se preocupan en exceso ante decir algo embarazoso, tienen temor a las burlas y evitan relacionarse con otros para evitar hacer el ridículo.

3.       Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Los niños que presentan este trastorno, se preocupan por cada aspecto de sus vidas, desde la salud, relaciones familiares hasta su rendimiento escolar. Los niños con TAG no logran sentirse tranquilos aunque sus mayores les aclaren que no hay motivo de preocupación.

Por lo general, estos pequeños suelen presentar síntomas físicos como alteraciones del sueño, irritabilidad, dolores musculares. Cuando se hace permanente, incluso se llega a debilitar su sistema inmune.

Es importante prestar atención a las señales que puedan indicar el padecimiento de un trastorno en los niños. A pesar de que puede ser curada, si la ansiedad no es tomada en serio, puede traer serias repercusiones en las etapas de desarrollo del niño.