¿Necesitas gafas?

¿Desde hace algún tiempo has notado la aparición de síntomas extraños, que pueden deberse a un problema de visión, pero no estás seguro? Pues bien, en primer lugar, hay que saber que hay tantas personas que padecen miopía, astigmatismo o presbicia: son los trastornos de la vista más frecuentes, pero también hay otros. Aprender a reconocerlos y a actuar de inmediato con gafas es fundamental, no sólo para poder ver mejor, sino también y sobre todo para evitar que el problema se agrave con el paso del tiempo.

Si parece que no ve tan bien como antes, no tiene que concertar una cita con el oftalmólogo. Esta figura profesional es sin duda muy importante, pero a menudo las listas de espera son largas y para problemas menores como la miopía o la presbicia se puede recurrir a un simple óptico. Si vas a grandvision.it, puedes reservar una prueba de visión gratuita en tu ciudad, directamente en línea, de una manera sencilla y rápida. Aprovéchelo al máximo antes de que sea demasiado tarde y su problema empeore.

Problemas de vista: los síntomas más comunes

Cuando su vista ya no es la del pasado, puede experimentar algunos síntomas que son señales de alarma reales que no deben ser subestimadas. Por ejemplo, a menudo sucede que usted se queja de dolores de cabeza frecuentes y después de meses descubre que se debieron a un problema de visión. Los ojos son órganos muy importantes y tenemos el deber de preservar su salud. Por lo tanto, es crucial prestar atención a las señales potenciales que pueden estar relacionadas con un problema de visión.

Dolores de cabeza frecuentes

Uno de los síntomas clásicos de un problema de visión es precisamente el dolor de cabeza, que tiende a ocurrir con frecuencia y en algunos casos puede llegar a ser crónico. Es porque para poder ver claramente el mundo que nos rodea tenemos que hacer un esfuerzo mayor de lo habitual y, por lo tanto, concentrarnos mucho más de lo habitual. A la larga, el cerebro sufre y la cabeza empieza a doler, sobre todo en determinadas circunstancias (mientras vemos la televisión, cuando estamos delante del ordenador, mientras leemos, etc.).

Ojos cansados al final del día

Otro síntoma característico es sentir los ojos muy cansados y fatigados, especialmente al final del día, pero no sólo. Puede ocurrir, por ejemplo, después de haber realizado una actividad exigente para la vista, mientras que nunca aparece por la mañana cuando se despierta. Esto también es una clara señal del hecho de que probablemente hay un

pequeño problema de visión que corregir: no es necesariamente algo serio, al contrario. Por lo general, se trata de una simple miopía o presbicia aún en una etapa temprana.

Náuseas y mareos

En algunos casos, cuando la visión empeora, también pueden presentarse síntomas que no están relacionados con un problema ocular, como náuseas y mareos. Estas manifestaciones son bastante frecuentes y también dependen del esfuerzo excesivo de los músculos oculares y de la visión borrosa.