Salud

Vitamina B12 y folato para ayudar a tratar el hígado graso

Vitaminas como la B12 y el folato podrían revertir algunos daños hepáticos, según una nueva investigación.

El hígado graso, o esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), es una forma agresiva de enfermedad del hígado graso que puede causar daños graves en el hígado y tener un impacto significativo en la salud general.

- Publicidad -

En la actualidad no existe ningún tratamiento eficaz para la EHNA, pero un estudio reciente ha descubierto que la vitamina B12 y el folato pueden ayudar a reducir la inflamación y las cicatrices en seres humanos y en modelos animales. Se necesitan estudios futuros para comprender mejor por qué se desarrolla la EHNA, de modo que los tratamientos puedan ayudar a contrarrestar los mecanismos subyacentes. Los problemas hepáticos pueden producirse por diversos motivos, pero no siempre están causados por el consumo de alcohol.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) es un término que describe una serie de afecciones causadas por la acumulación de grasa en el hígado. No relacionada con el consumo de alcohol, la EHNA está causada por otros factores y suele provocar inflamación y daños hepáticos. En los casos más graves o agresivos, la EHGNA puede diagnosticarse como esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

En la actualidad, no existe ningún fármaco para tratar la esteatohepatitis no alcohólica. Pero un estudio reciente publicado en el Journal of Hepatology examinó los mecanismos de la EHNA y descubrió que se impedía que una proteína específica, la sintaxina 17, cumpliera su función de eliminar las células muertas y enfermas. Además, los investigadores descubrieron que la vitamina B12 y el folato aumentaban los niveles de sintaxina 17 y ayudaban a revertir la fibrosis (engrosamiento o cicatrización) y la inflamación del hígado.

Impacto de la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la esteatohepatitis no alcohólica

La acumulación de grasa en el hígado es una característica definitoria de la enfermedad del hígado graso no alcohólico ( EHGNA). Ciertas condiciones de salud aumentan el riesgo de desarrollar EHGNA, entre ellas:

  • sobrepeso y obesidad
  • diabetes tipo 2
  • resistencia a la insulina
  • síndrome metabólico
  • hipertensión arterial
  • colesterol alto

Algunas personas con EHGNA pueden desarrollar daños hepáticos e inflamación, lo que da lugar a esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

La EHNA puede causar cicatrices y daños hepáticos permanentes, aumentando el riesgo de cáncer de hígado. En la actualidad, no existen fármacos eficaces para tratar la EHNA.

De hecho, la enfermedad del hígado graso no alcohólico [EHGNA] es una patología que afecta a cerca del 25% de la población mundial. Se asocia principalmente a la obesidad. Su fase más grave, la hepatitis grasa no alcohólica ( EHNA), afecta a cerca del 5% de la población mundial. La EHNA puede provocar cirrosis hepática, la necesidad de un trasplante de hígado y cáncer de hígado.

Las vitaminas B revierten la inflamación hepática y la fibrosis en la EHNA

Los autores del presente estudio examinaron las acciones que se producen en el desarrollo de la EHNA utilizando seres humanos, modelos de ratón y primates. Descubrieron que el aumento del aminoácido homocisteína (Hcy) estaba presente junto con la inflamación y la fibrosis hepáticas. También descubrieron que los niveles elevados de homocisteína en el hígado inducían y agravaban la EHNA. La homocisteína también afectó a una proteína específica, la sintaxina 17, esencial para eliminar las células dañadas del organismo, un proceso denominado autofagia. Los investigadores utilizaron ratones y cultivos celulares para examinar cómo podrían ayudar la vitamina B12 y el folato.

- Publicidad -

Descubrieron que la vitamina B12 y el folato ayudaban a restaurar la expresión de sintaxina 17 y la autofagia. En definitiva, la vitamina B12 y el folato ayudaron a reducir la inflamación y la fibrosis en la EHNA.

El detallado trabajo experimental publicado en el Journal of Hepatology de julio de 2022 aporta nuevos conocimientos sobre estas enfermedades. Utilizando modelos no humanos, los investigadores demostraron claramente que la vitamina B12 y el folato reducían la inflamación del hígado y la cicatrización hepática (fibrosis) en la EHNA. Estos agentes parecen actuar afectando a la vía de la homocisteína. No se trata de una vía bien estudiada. La homocisteína parece estar elevada en la EHNA y su metabolismo reducido en la EHNA. Sorprendentemente, parece que la terapia con vitaminas podría prevenir y revertir la acumulación de grasa, la inflamación y la fibrosis en dos modelos de ratón diferentes de EHNA. Los resultados preclínicos sugieren que la vitaminoterapia podría ser un tratamiento de primera línea, especialmente en pacientes con niveles séricos bajos de B12 y folato y niveles séricos elevados de homocisteína.

Ámbitos de investigación futura

El estudio ha proporcionado datos excelentes en un ámbito de investigación en el que la información es limitada. Sin embargo, como gran parte de la investigación se realizó en modelos de ratón, se necesitan más estudios para confirmar los resultados y determinar la mejor forma de tratar a las personas diagnosticadas de EHNA. Los investigadores sugieren que la vitamina B12 y el folato pueden ser útiles, sobre todo como tratamiento preventivo o de primera línea de la EHNA.

Puede interesarle: El cáncer de páncreas: por qué se convertirá en una preocupación mayor en el futuro

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados

Elena Ramos

Locutor - Redactor fashion Colombia Asistente de la estructura profesional de los servicios informativos.