La dieta atlántica: un régimen saludable inspirado en España y Portugal

Escrito por Lorena Molina Perez

Publicado el

Actualizado el

La alimentación juega un papel crucial en nuestro bienestar y salud. Los regímenes alimentarios tradicionales, como la dieta mediterránea, suelen estar asociados con numerosos beneficios para la salud. Otro régimen que merece nuestra atención es la dieta atlántica, popular en algunas regiones de Portugal y España.

- Publicidad -

Este régimen es similar a la dieta mediterránea y se centra en el consumo de alimentos frescos y locales, poco procesados.

¿Qué es la dieta atlántica?

La dieta atlántica es un régimen alimentario popular en algunas regiones de Portugal y España, especialmente en el noroeste de estos países. Se asemeja mucho a la dieta mediterránea y se centra en el consumo de alimentos frescos y locales, poco procesados. Los principales componentes de este régimen incluyen frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, aceite de oliva, pescado y mariscos, queso, leche, carne y vino con moderación. Los alimentos suelen ser preparados de manera sencilla, como a la parrilla, al horno o estofados.

Foto: Freepik

Vínculo entre la dieta atlántica y la salud metabólica

La investigación sobre los regímenes alimentarios y su impacto en la salud está en constante evolución. Un estudio reciente publicado en el JAMA Network Open examinó cómo la dieta atlántica influía en el síndrome metabólico de los participantes y en las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la alimentación. El síndrome metabólico es un conjunto de factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular y diabetes. Las personas con síndrome metabólico suelen tener tres o más de las siguientes características: obesidad abdominal, hipertensión arterial, niveles altos de azúcar en sangre, triglicéridos elevados y niveles bajos de colesterol HDL (colesterol «bueno»).

Entre los 574 participantes, los investigadores encontraron que aquellos que seguían la dieta atlántica reducían significativamente su riesgo de síndrome metabólico. Sin embargo, tanto el grupo que seguía la dieta atlántica como el grupo de control experimentaron una reducción similar en las emisiones de gases de efecto invernadero. Dado que el estudio tenía limitaciones, se necesita más investigación con una muestra más grande para evaluar el impacto de la dieta atlántica en el medio ambiente.

Los beneficios de la dieta atlántica para la salud metabólica

Un análisis secundario del estudio Galicia Atlantic Diet reveló que el grupo de intervención que seguía la dieta atlántica experimentó una mejora significativa en el síndrome metabólico en comparación con el grupo de control. Entre los participantes que no tenían síndrome metabólico al inicio, solo el 2,7% del grupo de intervención desarrolló el síndrome, en comparación con el 7,3% del grupo de control. Además, el grupo de intervención tenía un 42% menos de probabilidades de desarrollar un componente adicional del síndrome metabólico en comparación con el grupo de control. Estos resultados sugieren que la dieta atlántica puede ayudar a prevenir el síndrome metabólico y reducir los riesgos de complicaciones.

Foto: Freepik

La dieta atlántica se caracteriza por un alto consumo de frutas y verduras frescas, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva. Estos alimentos son ricos en fibra, antioxidantes y nutrientes esenciales, lo que puede contribuir a mejorar los factores de riesgo relacionados con el síndrome metabólico. Además, el consumo moderado de pescado y mariscos en este régimen proporciona ácidos grasos omega-3, que se han asociado con una reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Impacto ambiental de la dieta atlántica

Además de sus beneficios para la salud, la dieta atlántica también plantea preguntas sobre su impacto ambiental. El estudio mencionado anteriormente analizó las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la alimentación de los participantes. Si bien ambos grupos redujeron sus emisiones de carbono, no se observaron diferencias significativas entre el grupo de intervención y el grupo de control. Sin embargo, los investigadores encontraron que la variabilidad de las huellas de carbono estaba relacionada con la pertenencia a una familia, lo que indica que las familias pueden influir en los cambios personales relacionados con las emisiones de carbono alimentarias.

Cabe señalar que este estudio presentaba algunas limitaciones. Se basaba en las declaraciones de los participantes y se centraba en un grupo específico de personas en una región particular. Estudios futuros podrían examinar una mayor diversidad de participantes y evaluar el impacto ambiental de la dieta atlántica en diferentes contextos económicos. Se necesitarían estudios con una muestra más grande para obtener resultados estadísticamente significativos.

- Publicidad -

La dieta atlántica, inspirada en la dieta mediterránea, presenta posibles beneficios para la salud metabólica. Este régimen se centra en el consumo de alimentos frescos y locales, poco procesados, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de síndrome metabólico y complicaciones asociadas. Sin embargo, se necesita más investigación para comprender mejor los efectos de la dieta atlántica en la salud y el medio ambiente.

Si estás considerando adoptar la dieta atlántica, consulta a un profesional de la salud o un nutricionista para obtener consejos personalizados. Cada persona es única y es importante tener en cuenta tus necesidades y preferencias individuales al crear un plan alimentario.

Foto: Freepik

La alimentación juega un papel esencial en nuestra salud, y la dieta atlántica ofrece un enfoque saludable y sostenible para mejorar nuestro bienestar. Al combinar alimentos frescos y locales con un consumo moderado de pescado, mariscos y vino, puedes acercarte a un estilo de vida más saludable y contribuir a la preservación del medio ambiente.

No olvides que cada pequeño paso cuenta, y incluso pequeños cambios en tu alimentación pueden tener un impacto significativo en tu salud a largo plazo. Explora las delicias de la dieta atlántica y descubre una nueva forma de comer de manera saludable y sostenible.

¿Le resultó útil este artículo?
Artículos Relacionados