¿Mal aliento? Conoce cómo remediarlo y prevenirlo

Tener mal aliento puede ser uno de nuestros peores miedos. Y es que no hay nada más incómodo que hablar y que se ponga al descubierto ese terrible e inocultable “aliento de dragón”.

Pero debes saber que no eres el único con este miedo. En realidad, esta es una preocupación común en las personas de todo el mundo. Y es que cerca del 50% de la población global sufre de halitosis o mal aliento y para la mayoría es un motivo de vergüenza, retraimiento y ratos embarazosos.

Microbios y enfermedad bucal

Entre las causas del aliento desagradable están los microbios instalados en la lengua y dientes, y las bacterias que enferman a las encías. Cuando hay enfermedad periodontal, las bacterias se multiplican entre los espacios que dividen a las encías y los dientes.

En estos sitios se incrustan los alimentos que se pudren y si además las encías sangran, se une el olor de la sangre descompuesta. Para reducir este problema es importante evitar la acumulación de bacterias en la boca. ¿Cómo? Con buenos hábitos de limpieza bucodental.

Debes saber que algunos medicamentos pueden agravar esta situación. Así que si llevas una buena higiene, no te sangran las encías y no te pierdes tus controles odontológicos, pero aun así tienes mal aliento, tal vez sea por un efecto de las medicinas que estás tomando. Consulta con tu médico sobre ello.

Respiración y digestión

Respirar por la boca en vez de usar la nariz puede causarte mal aliento. Como la boca se reseca más, la saliva no puede controlar la proliferación de bacterias en la cavidad oral de manera eficiente.

Si roncas a menudo, también puede complicarse el mal olor que sale de la boca. Otras razones son el hábito de fumar y los problemas al digerir las comidas.

¿Sabías que el mal olor de la boca y del cuerpo puede deberse a un desequilibrio intestinal? Para remediarlo procura que tus intestinos cuenten con bacterias beneficiosas para mantenerse saludable.

Esto lo logras consumiendo más comidas crudas y cocidas, incluyendo más alimentos integrales, carnes y lácteos de origen ecológico y tomando suplementos probióticos. También debes alimentarte con más carbohidratos vegetales y grasas sanas, como las que contienen los aguacates, semillas crudas, nueces y el aceite de coco.

Soluciones a la mano

Dependiendo del tipo de olor que desprenda la boca, la causa puede ser diferente. Si por ejemplo el mal aliento huele a pescado, puede ser asociado a problemas en los riñones. Si huele a frutas, puede ser un indicador de diabetes sin control. ¿Qué puedes hacer para reducir todo tipo de halitosis? Sigue estos consejos.

  • Cepillo e hilo dental: son las claves para evitar los olores desagradables en la boca. No uses pastas de dientes que tengan fluoruro, ya que pueden causar mal aliento.
  • Usa bicarbonato: cepillarse antes de dormir con bicarbonato de sodio bloquea la acidez de la boca. Moja tu cepillo en agua y agrega bicarbonato o prepara un vaso de agua con una cucharadita de este producto, enjuaga la boca y escupe.

Otra recomendación que te ayudará es sumergir el hilo dental en agua con bicarbonato para minimizar el crecimiento de microbios entre los dientes. Recuerda también visitar al odontólogo periódicamente para controlar la placa bacteriana.