¿Verduras olvidadas? ¡Benefíciate de ellas!

¿Has oído hablar de ellas? Son llamadas verduras olvidadas porque se utilizaban en la cocina antigua. Sin embargo, aún se pueden encontrar y son sumamente beneficiosas.

A continuación, te dejamos una lista de 5 verduras ancestrales que debes incluir en tus recetas de hoy.

Chirivías

Esta atípica verdura tiene un aspecto similar al de una zanahoria, pero tiene un color blanco o amarillento. Su contenido es alto en fibra insoluble, por lo que es ideal para el tránsito intestinal.

Asimismo, es una excelente fuente de vitaminas B, C y E, rica en antioxidantes y excelente para obtener una sensación de saciedad que nos ayuda a evitar la sobrealimentación. La chirivías se puede comer cruda en una ensalada, cocinarla en sopas, o hacerlas fritas o en puré.

El crosne: una fruta dietética y energética

Originaria del Lejano Oriente, esta verdura antigua y poco usada se distingue de las demás por la peculiaridad de su forma, ya que parece una gran oruga. Es un vegetal de raíz cuyo sabor es casi idéntico al de una alcachofa.

Esta peculiar verdura es más beneficiosa de lo que podamos pensar; principalmente porque es muy baja en calorías, posee un 78% de agua, proporciona carbohidratos y proteínas.

Su piel también se puede aprovechar, ya que contiene fósforo y potasio. Además, se puede consumir cocida al vapor, gratinado, hervida, o cruda.

Alcachofa de Jerusalén para adelgazar

La alcachofa de Jerusalén es una planta en América del Norte que, además de ser sabrosa, tiene muchas virtudes.

Este alimento es rico en fibras y carbohidratos, con un perfecto equilibrio en sodio y potasio, por lo que actúa como un diurético natural. Es bajo en calorías, regula el apetito y ayuda a favorecer el tránsito intestinal, así que también resulta un buen aliado para bajar de peso.

Además, la “pera de la tierra” como también es llamada, es fuente de vitamina B y previene enfermedades degenerativas por su contenido de calcio que fortalece el sistema óseo. Definitivamente se trata de una gran opción para preparar una comida nutritiva y saludable.

Scorzonera: ideal para los diabéticos

Esta verdura de antaño es un buen acompañamiento para el pescado o la carne, y también puede cocinarse como caldo. Es rica en insulina por lo que es adecuada para las personas diabéticas, además de que aporta un alto contenido de vitamina E, hierro, calcio y potasio.

Como si fuera poco, su alto contenido en fibras ayuda a estimular el tránsito intestinal por lo que también se puede incluir en las dietas para el control de peso o para adelgazar.

La Ortiga y sus increíbles nutrientes

Las virtudes de este vegetal van más allá de sus beneficios nutricionales. Podemos consumirlo para optimizar la ingesta de vitaminas A y C, y también para beneficiarnos de sus propiedades antioxidantes, minerales y proteicas. Como un vegetal de hoja, se puede preparar en sopa, gratinado o como un té de hierbas.

Además de sus propiedades culinarias, la ortiga también se puede utilizar como un remedio natural. Pues tiene propiedades medicinales para aliviar el dolor de reumatismo o la artritis. Por otro lado, utilizada como cataplasma, esta planta también es eficaz en la lucha contra las infecciones y el acné.

Entonces, ¿estás listo para reinsertar estos vegetales olvidados en tu dieta diaria?