Síntomas de la depresión poco conocidos que alertan sobre ella

Todo el mundo se siente un poco deprimido de vez en cuando. Pero la tristeza y el retraimiento pueden llegar a ser paralizantes. Lo más importante es que puede exponerlo a una serie de condiciones y consecuencias graves, incluyendo el suicidio. Los síntomas de la depresión no siempre son tan obvios como el llanto frecuente y la desesperación abrumadora; hay algunos que son poco conocidos. A menudo, los cambios son sutiles y es posible que la persona no se dé cuenta, pero los amigos y la familia sí.

No hay un patrón único. Los síntomas de la depresión pueden cambiar gradualmente. Desde los más leves, como la elección de quedarse en casa para ver la televisión en lugar de salir con los amigos, hasta los más graves, como los pensamientos de suicidio. O bien, una persona puede pasar de una apariencia de perfecta felicidad a una depresión total en unos pocos días o semanas. La progresión varía de persona a persona. Los síntomas de la depresión son especialmente preocupantes si una persona tiene más de uno, o si persisten durante más de dos semanas.

6 síntomas de depresión poco conocidos

Para ayudarle a reconocer la depresión que debe ser controlada, ya sea por usted mismo o por alguien cercano a usted, he aquí seis síntomas de depresión, algunos de los cuales pueden sorprenderle y no deben ser ignorados:

1. Perturbaciones del sueño

Con un comportamiento y una motivación en declive, las personas deprimidas suelen permanecer despiertas por la noche, sin poder dormir. Por otro lado, algunas personas deprimidas pueden tener dificultades para salir de la cama y pueden dormir durante largos períodos del día.

2. Pérdida de interés en las actividades favoritas

Algunas personas recurren a pasatiempos que disfrutan cuando se sienten deprimidos, pero las personas con depresión grave tienden a evitarlos. Así que si alguien que solía disfrutar de pasar tiempo con sus nietos de repente no quiere verlos más, o si alguien que solía disfrutar de la pesca de repente cuelga sus cañas de pescar, es una bandera roja.

3. Aumento de la energía

En las formas graves, cuando las personas deprimidas han tomado la decisión de hacer algo dramático, pueden pasar de la falta de coraje a más energía. Esto se debe a que se sienten aliviados de haber encontrado una solución, así que si notan un cambio dramático como este, deben estar muy preocupados.

4. Cambio de apetito

Algunas personas comen en exceso cuando están deprimidas o ansiosas. Pero en las personas con depresión grave, suele ocurrir lo contrario. Una persona que está deprimida puede dejar de comer porque ya no se preocupa por su bienestar físico. La falta de higiene personal también es una preocupación.

5. Cambio de humor repentino y severo

Para algunas personas, la depresión se manifiesta más por una irritabilidad e impaciencia repentina y exagerada que por un sentimiento de depresión.

6. Un Lado Oscuro Emergente

Una persona gravemente deprimida puede llegar a preocuparse por la muerte y otros asuntos sombríos. Por ejemplo, puede hablar de cómo serán las cosas «después de que yo muera», y también es más probable que corra riesgos no calculados.

El siguiente paso: Obtener ayuda

Si nota alguno de estos síntomas graves de depresión en usted o en un ser querido, póngase en contacto y pida ayuda. Para la mayoría de las personas, la depresión, incluso la depresión grave, es un trastorno que debe ser acompañado y tratado a tiempo. Hay una amplia gama de terapias probadas disponibles.

Evaluar la gravedad

Si usted o alguien cercano a usted está pensando en hacerse daño, o si tiene otros pensamientos oscuros, el tratamiento inmediato es esencial. Póngase en contacto con su médico o profesional sanitario.

Empatiza y escucha.

Culpar o reprender a las personas que están deprimidas porque se sienten desmoralizadas o desmotivadas no es útil. Incluso tiene el efecto contrario, ya que suele servir para reforzar los sentimientos negativos que ya tienen. En su lugar, abra la discusión sin juzgar y anime a la persona a pedir ayuda.

También te puede interesar leer La depresión y la alimentación: lo que comes afecta tu salud mental