Presión arterial alta: Todos los síntomas que no deben subestimarse

La hipertensión, es decir, el aumento de la presión arterial, es un trastorno que afecta a muchas personas y puede ser causado por factores genéticos o fisiológicos como la obesidad, la mala alimentación y la vejez. Usted puede sufrir de presión arterial alta sin saberlo, pero hay síntomas que el cuerpo lanza a menudo y que no deben ser subestimados.

Expertos del Hospital de Investigación Humanitas, hospital altamente especializado, centro de investigación y centro docente universitario, han desarrollado un estudio en profundidad que explica las causas, síntomas y diagnóstico de la hipertensión.

La hipertensión arterial «no es una enfermedad, sino un factor de riesgo, una condición que aumenta la probabilidad de otras enfermedades cardiovasculares (por ejemplo: angina de pecho, infarto de miocardio, derrame cerebral). Por esta razón, es importante identificarla y tratarla: para prevenir el daño que puede causar».

No hay causas reales para la presión arterial primaria que la mayoría de las personas sufren. Según los expertos del Hospital de Investigación Humanitas, la hipertensión es a menudo el «resultado de la alteración de los complejos mecanismos que regulan la presión».

«La hipertensión es la consecuencia de enfermedades, congénitas o adquiridas, que afectan a los riñones, los riñones, los vasos, el corazón, y por esta razón se denomina hipertensión secundaria. En estos casos, la identificación y eliminación de las causas (es decir, el tratamiento de la enfermedad básica) puede ir de la mano con la normalización de los valores de presión arterial».

El aumento de la presión arterial también puede ser causado por el uso excesivo de ciertas sustancias como el regaliz, los aerosoles nasales, la cortisona, las píldoras anticonceptivas, la cocaína y las anfetaminas.

Síntomas y diagnóstico de hipertensión

Entre los síntomas más comunes de la hipertensión están:

  • Dolor de cabeza, especialmente en la mañana
  • Mareos y mareos
  • Ruidos en los oídos (tinnitus, tinnitus)
  • Alteraciones en la visión (visión negra o presencia de puntos brillantes delante de los ojos)
  • Sangrado nasal (hemorragias nasales)
  • Los factores que favorecen el aumento de la presión arterial son:
  • familiaridad
  • edades
  • sobrepeso
  • diabetes
  • humeante
  • desequilibrio de sodio y potasio
  • alcoholes
  • sobrecargar
  • sedentarismo

Como nos recuerdan los expertos del Hospital de Investigaciones Humanitas, «los valores normales para la población adulta están dentro de los 140/85 mmHg. Por lo tanto, la hipertensión se define como cuando uno o ambos valores de presión son constantemente más altos de lo normal».

Para tratar la hipertensión es esencial cambiar el estilo de vida: reducir el consumo de sal en la mesa, no fumar, seguir una dieta sana y equilibrada para controlar el peso corporal, reducir el consumo de alcohol y hacer ejercicio. Puede ser necesario combinarlo con terapia farmacológica.

Toda la información contenida en este artículo es para fines informativos y no reemplaza el consejo médico que sigue siendo necesario para el diagnóstico de enfermedades.

|