La energía de las plantas para pasar mejor el invierno

El invierno es el período de letargo para la vida animal y vegetal en nuestras latitudes. Es la estación de la muerte, pero también de la renovación, del regreso a la vida, con el aumento de la duración del día y la llegada del frío sol de invierno. Algunos elixires de plantas dan energía extra para superar este difícil período para el cuerpo, y para prepararse para la renovación de la primavera.

La energía del Olivo para el tono psíquico

Muy pocas plantas siguen en hoja, excepto el acebo, el muérdago, la raya del césped y las plantas de aguja. Los animales son invisibles: más anfibios, más reptiles, más insectos y algunos de sus depredadores hibernarán, o caerán de espaldas a los escasos ratones de campo que puedan encontrar. Nosotros mismos a veces decimos, cuando hace frío y no tenemos ganas de movernos tanto, que entramos en hibernación.

Es útil en este caso para preservar nuestra vivacidad psíquica de todas formas, tomando dos elixires de flores útiles para preservar el fuego interior. El elixir del olivo es un elixir útil cuando se tiene un gran cansancio físico y mental, especialmente cuando se sufre de malas condiciones de vida y cuando se sufre un cierto desgaste de tiempo. Sin embargo, el invierno es precisamente una estación que nos pone a prueba físicamente. El elixir del olivo nos permitirá así reforzar nuestra tonicidad psíquica y evitar este cansancio mental.

La pezuña de Venus, el elixir del fuego sagrado

Al elixir del olivo, añadiremos el de la pezuña de Venus. Este elixir se prepara sin recoger la flor, que es rara y está protegida. Favorece la apertura de la energía interna hacia los demás, y así promueve el resplandor alrededor de uno mismo. Pero también y sobre todo es un elixir que conserva nuestra llama de vida, nuestro fuego sagrado, y que permite irradiarlo desarrollando nuestra aura. Por lo tanto, será necesario tomar este elixir en los períodos de invierno menos soportados, asociados al del olivo.

La rosa mosqueta, para levantar la tapa del fatalismo

El tercer elixir que se puede tomar en esta temporada es la rosa mosqueta, porque es útil cuando tenemos demasiada tendencia a hundirnos en el fatalismo, en la idea de que no podemos cambiar nada, que no podemos hacer nada, que es culpa de lo que nos rodea. Este fatalismo puede aumentar en invierno, cuando el frío y el mal tiempo se utilizan como justificación de esta actitud. Tomando el elixir de rosa mosqueta, nos damos los medios para levantar la tapa y adquirir un poco de libertad de acción.

Pasar el invierno en el calor emocional

Durante el invierno, nuestra psique está menos despierta, debido al resto de la naturaleza y a la corta duración de los días. Pero esto no significa que debamos dejar que nuestro fuego interior se apague. Por el contrario, en invierno debemos mantener este fuego, para poder disfrutar plenamente de la primavera que se avecina.

 

Fuente: Alain Tardif
Naturópata, Presidente de la Academia Europea de Medicina Natural, creador de productos de plantas y hongos y autor de muchos libros.